Boletín Mensual

Juan Ruiz
Presidente
jruiz@adelfia.net
 

P. David Smith
Asesor Espiritual
frsmith@vidahumana.org

 

Gail Terrana
Vise Presidente
gater77@verizon.net


Maribel Gómez
Secretaria
jgomez01@earthlink.net

James Wells
Tesorero
Jameswells01@cox.net

 

 

Queridos Amigos,                                                                                    01apr08spa

 

¡Que la paz y el amor de Nuestro Señor estén siempre con ustedes!

 

¡Esperamos que todos hayan pasado una feliz y bendita Semana de Pascua con toda su familia y amigos!

 

En el boletín de marzo mencionamos que Gail Terrana, Maribel Gómez y Maria Teresa Punyed representaron al Movimiento de Cursillos en el Congreso Internacional “Mujer y Varón, el ‘Humanum’ total”, y no queríamos dejar pasar la oportunidad de compartir su experiencia con todos ustedes.

 

En febrero de 2008 el Consejo Pontificio para Laicos celebró un Congreso conmemorando el vigésimo aniversario de la Carta Apostólica del Papa Juan Pablo II, “Mulieris Dignitatem”. Asistieron al Congreso Internacional 250 mujeres de 49 países, representantes de varios movimientos, asociaciones de mujeres y conferencias episcopales. Las presentaciones evocaron mucha meditación por la vista que le dan a los aspectos antropológicos y teológicos sobre la humanidad.

 

Los participantes del congreso tuvieron audiencia privada con el Papa Benedicto XVI en el Palacio Apostólico.

Dirigiéndose a los participantes dijo: “En ‘Mulieris Dignitatem’, Juan Pablo II, quiso profundizar en las verdades fundamentales de la antropología del hombre y la mujer, su igualdad y su unidad, las diferencias profundas enraizadas entre lo masculino y lo femenino en su vocación a la reciprocidad y complementariedad, colaboración y comunión (cf.MD, No. 6). Esta unidad dual del hombre y la mujer está basada en la fundación de la dignidad de cada persona, creada al imagen y semejanza de Dios, quien “los creo hombre y mujer” Gn 1, 27, al igual que el evitar una uniformidad sin distinción y una simple y empobrecida igualdad como una diferencia abismal y conflictiva.”

 

El Papa Benedicto XVI siguió: “Delante corrientes culturales y políticos que intentan eliminar, o cuando menos oscurecer y confundir, las diferencias humanas inscritas en la naturaleza humana, considerándolas construcciones culturales, es necesario recordar el plan de Dios que creó el humano barón y mujer, con una unidad y al mismo tiempo una diferencia original y completaría”. También dijo:

 

“Dios confía en la mujer y en el hombre, de acuerdo a las características propias de cada quién, una vocación específica en la misión de la Iglesia y en el mundo.”

 

Asistir al Congreso “Mujer y Varón el Humanum Total” fue una afirmación fuerte de la importancia de la dignidad de cada persona como creación de Dios. De hecho, la dignidad de la persona fue el enfoque de casi todas las presentaciones y sobre todo en la conclusión por Cardenal Rylko. Fue una alegría enorme saber que en el Movimiento de Cursillos de Cristiandad todos tenemos la oportunidad de hacer el descubrimiento de lo importantes que somos cada uno, como personas, para Dios.

 

Como hemos compartido antes, el encuentro con uno mismo sirve como catalizador para el encuentro personal con Dios. Entre más profundo es el primero, más profundo puede ser el segundo en penetrar nuestro corazón.

Todos los conferenciantes dejaron muy claro en sus presentaciones que nosotros, como Iglesia, necesitamos proclamarle al mundo la importancia de la creación máxima de Dios—el ‘humanum’-- como varón y mujer. Y que en nuestras diferencias, en verdad, se revelan los dones específicos que recibimos de Dios.

 

El Cardenal Rylko nos señaló los peligros de la ideología de género que busca negar las diferencias y tratar al varón y a la mujer como igual. Aunque tengamos la misma dignidad, sus observaciones, al igual que todos los que presentaron, hicieron ver muy claro que no funcionamos de igual manera dentro del plan de Dios, sino en complemento. La antropología y teología, ambas, revelan la comprensión que la vocación de la mujer se vive plenamente a la medida de sus características femeninas igual que la vocación del hombre se vive plenamente a la medida de sus características masculinas.

 

En nuestro Movimiento hemos hecho un esfuerzo definitivo parar asegurar que el encuentro personal con uno mismo incluya estos elementos vitales de comprensión y recomendamos que se eviten los Cursillos mixtos por esta misma razón, de que cada uno pueda ver su dignidad mas profundamente cuando el mensaje está dirigido a cada uno por separado.

 

Se nos ha dicho que los cursillos mixtos han tenido muchos frutos.  Damos gracias a Dios por ellos. Sin embargo, nunca fueron intencionados para ser mixtos. Lo único que pedimos, para ser fiel al Carisma de Cursillos, es que se les llamen por otro nombre en lugar de Cursillos de Cristiandad.

 

Sabemos que muchos de ustedes tendrán interés en estudiar acerca de este congreso y los documentos papales acerca de la persona humana. En la Web del Consejo Pontificio para Laicos hay un enlace al “magisterio”. Este enlace da una lista de muchos de los documentos papales sobre la persona humana.

 

Bibliografía

Papa Benedicto XVI, Carta a los Participantes del Congreso de Mujeres, 10 de feb, 2008, Zenit news: http://www.zenit.org/article-21737?1=english (han sido traducidas la citas para esta carta).

 

 

Consejo Pontificio para Laicos, Congreso Internacional de Mujeres:

http://www.laici.org/

 

Nos despedimos rogándole a Nuestro Señor nos mantenga unidos en su amor y amistad.

 

De Colores,

Juan Ruiz

Presidente - OMCC

 

 

Una nota de nuestro Consejero Espiritual…

 

“No hay almas y almos”. Con esta declaración, Eduardo Bonnín reconoció la dignidad en la igualdad, al mismo tiempo que respetó la diferencia entre hombre y mujer. Todos somos amados igual por Dios y llamados a vivir plenamente como seres en nuestra relación con Dios, los demás y nosotros mismos. Todos somos herederos de la proclamación fundamental del Evangelio que esta en el corazón del Movimiento de Cursillos de Cristiandad—“¡DIOS EN CRISTO ME AMA! 

 

Este año, el mundo celebra el 60o Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Artículo 1 dice, “Todos los seres humanos nacen libres y con igualdad de dignidad y derechos...”, mientras el Articulo 2 declara que “Toda persona tiene todos los derechos y libertades nombradas en esta Declaración sin importar distinción de ningún tipo ya sea de raza, color sexo, idioma, religión, opinión política o cualquier otra, origen nacional o social, propiedad, orden de nacimiento o cualquier otro”. Esta declaración se consideró necesaria como resultado de las ideologías que dieron a luz la Segunda Guerra Mundial. El Nazismo, la cual negaba la humanidad de algunas personas (“consumidores inútiles”, “no-personas”, “vida sin valor de ser”) y Marxismo, la cual mantenía que hombres y mujeres solo tienen valor de acuerdo a su productividad para el Estado. Ambos negaban la dignidad heredada de la persona humana como creada por Dios para estar en comunión con Él y con otras personas humanas.

 

¡Se debe notar que la proclamación del Cursillo sobre el valor central de la persona humana adelanta la Declaración Universal de los Derechos Humanos por cuatro años! La dignidad del ser humano no es conferida por el Estado, sino es reconocida por el. El Obispo (hoy Cardenal) Paul Cordes, en su discurso a la comisión preparatoria en Beijing en 1995 para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Estado de la Mujer (Oct. 18, 1994) insistió “Nosotros vemos esta igualdad (de hombres y mujeres) surge desde el origen de la persona humana en orden a su creación; es decir, que precede toda teoría, consenso o declaración en su significado...Estamos convencidos que el reconocimiento de la unidad en la diversidad es fuente de enriquecimiento para el desarrollo humano”.

 

“Y creó Dios al hombre a su imagen. A imagen de Dios lo creó. Varón y mujer los creó” (Gen 1, 27). Todos comparten de igual ser hijos de Dios y por eso tienen el mismo (y supremo) valor en los ojos de Dios. Sin embargo...”Dios formó al hombre con polvo de la tierra; luego sopló en sus narices un aliento de vida...Dijo Dios, ‘No es bueno que el hombre esté solo. Le daré pues, un ser semejante a él para que lo ayude.’ Entonces, de la costilla que le sacó al hombre, formó una mujer” (Gen 2, 7, 18, 22). Aunque son de la misma dignidad, el hombre y la mujer reflejan la belleza y la sabiduría de Dios en complemento.

 

En un mundo que promueve espiritualidad femenina y masculina individual y reconoce que el hombre y la mujer aprenden de modo distinto y que tienen habilidades generalmente diferentes, hay muchos que disminuyen y hasta niegan estas distinciones. En Abril 2000, el Congreso de Movimientos de Perfil Europeo declaró que “La ideología de ‘genero’...mantiene que la identidad sexual es independiente de la identidad sexual personal...varón y hembra...son considerados solo como una “estructura social” sin relación a la verdad de la persona, amor humano y la vida.” Es decir, se considera que lo masculino y femenino no son fundamentalmente determinados por el sexo biológico sino por la cultura. Estas diferencias, entonces, no corresponden a una naturaleza dada, sino serían formadas culturalmente de acuerdo a los papeles y estereotipos formados socialmente de acuerdo a lo que cada sociedad le asigna a los sexos. Por consiguiente, la diferencia sexual es arbitraria y en constante cambio y cambiable según la formación de la sociedad. 

 

Estas creencias fueron lo que motivaron al Papa Juan Pablo II escribirle a Gertrude Mongella, Coordinadora de la Conferencia de las Naciones Unidas en Beijing (26 de mayo, 1995). “La mayoría de las mujeres dirían que la igualdad en dignidad no significa lo mismo que ‘ser igual que los hombres’. Esto solo haría menos a las mujeres de la sociedad entera, desfigurando o perdiendo de vista el testimonio único y el valor heredado de la feminidad. Del punto de vista de la Iglesia, las mujeres y los hombres han sido llamados por el Creador a vivir en profunda comunión uno con el otro...actuando juntos para el bien común con las características de lo que es femenino y masculino.”

 

Hay razón para ser optimista. En un reporte del 30 de Mayo, 1994 en preparación para Beijing se hace la afirmación que “La decaída de los mitos e utopías asociados con las ideologías dominantes durante los 1960’s y 1970’s ha traído con ella la tendencia de ir mas allá de un ‘feminismo radical’, uniformidad completo o un emparejamiento de diferencias entre los sexos ya no es visto como una meta; mas bien existe una creciente sensibilidad hacia el ‘derecho de ser diferente’, en otras palabras, el ‘derecho de ser mujer’. Esta tendencia a reconocer la unidad en la diversidad es una fuente de enriquecimiento para el desarrollo humano...es más atento a la reciprocidad, complementariedad y la cooperación entre las mujeres y los hombres.”

 

Vicki Thorn en “La Biología de la Teología del Cuerpo” hace un caso convincente de la necesidad de comprender la bioquímica de la diferencia sexual y la complementariedad de los barones y las mujeres como clave para fomentar relaciones profundas y para promover la salud de cuerpo, mente y espíritu. Nuestras diferencias están reflejadas en la manera que procesamos conocimiento in la manera que nos relacionamos a Dios, al otro y a nosotros mismos. Esta es la razón (además de ser una manera de prevenir agendas motivadas por asuntos de sexualidad) que tenemos que recomendar que no se hagan los Cursillos “mixtos”. La profundidad del “Triple Encuentro” tan esencial a nuestro movimiento sería seriamente limitado, especialmente si recordamos que tenemos los Cursillos para que haya más “grupos de amistad”, es decir, Reuniones de Grupo. ¡Que viva la diferencia!”   

 

 

De Colores,

 

P. David Smith

Asesor Espiritual – OMCC

 

 

 

 

All Souls Church D Attn: OMCC
29 S. Electric Ave
D Alhambra, CA 91801 D USA
Tel: (626) 281-0466
D Fax: (562) 943-2254
www.orgmcc.org