nº. 016                                                                                                                  Febrero 2004

Pues yo voy a realizar una cosa nueva.
 ¿No la notan? Si, voy a abrir un camino en el
 desierto, y ríos en la tierra seca .
( Is. 43,19)

 

Queridísimos hermanos y hermanas cursillistas de todo el mundo:

¡A todos mi fraterno saludo en nombre del Señor Jesucristo!

 Les recuerdo que estamos reflexionando sobre los temas el próximo Encuentro Mundial del MCC. Ya iniciamos y terminamos una reflexión sobre el lema “Que todos sean uno”. También hemos incluido algunas pistas, en nuestras cartas, sobre uno de los temas: “El MCC Casa y Escuela de Comunión”. Es tan vital el asunto que estimo que vale la pena continuar refiriéndonos a él.

 Afirmamos que ESCUELA no se refiere tanto a un momento, a un local o a horas preestablecidas. Se trata de mucho más, de una actitud interior de disponibilidad; de un clima que se genera para favorecer el discipulado, esto es, una continua apertura para el aprendizaje en la Escuela de Jesús; de aguda sensibilidad para la luz de la fe, vivenciando acontecimientos y situaciones diferentes; se trata de enfrentar lo “nuevo” que desafía la creatividad, conscientes de que no aceptar lo nuevo es huir de la Escuela de Jesús, porque, además, lo nuevo puede ser una señal del Espíritu: ¡“Envía, Señor, tu Espíritu y renovarás la faz de la tierra.”!

En una ESCUELA DE COMUNIÓN se aprende, entre otras lecciones, la de conocer los obstáculos para poderlos superar. ¿Cuáles serían, entonces, los principales obstáculos para una vivencia de comunión fraterna?  Considero que existen tres tipos de obstáculos importantes: de orden cultural, de orden personal y de orden eclesial, y todos presentan diferentes grados de dificultad para ser superados.

  1. Obstáculos de orden cultural: etnias y países con tradiciones, costumbres, idiomas y relaciones interpersonales propias. Esas circunstancias generan mentalidades diferentes y, consecuentemente, comportamientos colectivos diferentes. En función de cambios y transformaciones contemporáneas muy aceleradas, tales diferencias son acentuadas por la globalización no solo económica, sino de la espiritualidad y de la cosmovisión. De esta forma, nos encontramos colocados delante de opciones que antes no existían, en atención a que la mentalidad, de manera especial la religiosa, era hegemónica. Y los medios de comunicación, que podrían ser instrumentos preciosos de comunión, ayudan, por regla general, a acentuar esas diferencias, en vez de reforzar los lazos de comunión.

  2. Obstáculos de orden personal: formación global resultante de las diferentes culturas. Eso lleva, normalmente, a formas de pensar y de juzgar en forma subjetiva, influenciados por esa misma formación. Así, el carácter de la persona o la rutina que se vive a su alrededor, impiden la aceptación de lo nuevo. Además de eso, la influencia de la familia, de la sociedad y de los medios de comunicación, entre otros factores, colaboran también, para tener una visión subjetiva de la realidad. Y, en general, esa visión subjetiva acaba por crear barreras a la comunión.

  3. Obstáculos de orden eclesial: aunque aparezca como un contrasentido, ellas existen. La Iglesia es una, santa y apostólica. Todos recibimos el mismo bautismo y pertenecemos a la misma familia divina, al mismo Pueblo de Dios. Mientras tanto, cada comunidad eclesial, en las diferentes regiones del planeta, tiene su propia faz y sus métodos de evangelización. No importa la asociación o movimiento que allí se desarrollen: todos tienen que tener el rostro de aquella comunidad, de aquella Iglesia. El obstáculo a la comunión se presenta cuando queremos que todas las Iglesias tengan el mismo modo de actuar y de estar presente en las respectivas realidades y circunstancias históricas propias. Tal mentalidad acaba, también, por impedir el diálogo, creando así obstáculos a la comunión fraterna.

Tales obstáculos, ya sean de orden cultural, personal o eclesial, generalmente impiden que se acepte lo diferente. Estamos siempre en guardia para no dejarnos “invadir” por lo nuevo, fijando y manteniendo a toda costa nuestras propias opiniones y posturas. En la realidad, tal contexto no es favorable a la búsqueda y a la aceptación de la verdad. Es difícil aceptar que la verdad no llegue plena , ni sea definitiva. Más difícil aun, es comprender que nosotros, los que pretendemos ser seguidores de Jesús, debemos dejarnos iluminar por Él – Camino, VERDAD y Vida - y buscar “construir” la verdad: una verdad que sea el resultado de un proceso de discernimiento participativo. Es aquí donde entran la conciencia crítica, el buen criterio, la renuncia a aspectos secundarios o accidentales, a la voluntad y a los juicios subjetivos. Aceptar lo diferente, desarrollar la conciencia crítica y el buen sentido, practicar la renuncia de que acabamos de hablar, son actitudes que llevan al mutuo respeto personal, que incluye el respeto por las ideas y las propuestas diferentes y el diálogo constructivo. Si esto no ocurre, permanecerán las sospechas, las desconfianzas, los equívocos y malentendidos generadores de divisiones e incluso, de lamentables rupturas entre los que se dicen hermanos.

Como Comité Ejecutivo del Organismo Mundial del MCC, nuestro mayor anhelo, sin duda alguna, es mantener la unidad del MCC en todo el mundo, considerando las diferentes opiniones nacidas de los variados contextos en que ellas se desenvuelven. Cada uno de nosotros, cada dirigente, cada Secretariado Nacional, cada Grupo Internacional, deberíamos dejarnos cuestionar, honestamente, si estamos frecuentando otras “escuelas”, perdiéndonos en caminos o atajos secundarios, o si, en el hecho, estamos empleando todas nuestras fuerzas y nuestros recursos para crear ese clima de Escuela de Comunión. Escuela que nos enseñará el camino de unidad, sueño del legado de Jesús a sus seguidores.

 

Pe. José Gilberto Beraldo
Asesor Eclesiástico del OMCC

 

 

Ordenación Episcopal de Mons. Ramón José Viloria PinzonElegido Obispo de Puerto Cabello, Venezuela, Mons. Ramón, 44 años y 14 de sacerdote, miembro de la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos, ha sido durante varios años Asesor Nacional del MCC de Venezuela. Para el MCC de todo el mundo así como para Venezuela, es un grande honor tener un Obispo que, como dice el mismo Mons. Viloria, “nació cursillista”. En su ordenación episcopal el día 07 de febrero, en Puerto Cabello, estuvieron representando el OMCC Francisco Alberto Coutinho, presidente y P. José Gilberto Beraldo, Asesor Eclesiástico.
 

Primer Encuentro Mundial de Asesores Eclesiásticos Nacionales del MCC – El OMCC con la colaboración del GET continua la intensa preparación del Encuentro fechado para los días 19 al 22 de abril de 2004 en Córdoba, España. Son invitados todos los Sacerdotes Asesores Nacionales del MCC y algunos laicos del OMCC y ex-presidentes del mismo. También fueron invitados de honor Eduardo Bonnín y el Mons. Sebastián Gayá. El Encuentro no es abierto para Presidentes de los Secretariados Nacionales, pues no se trata de un Encuentro Mundial. Los temas estarán centrados en la teología de los carismas en la Iglesia del tercer milenio, en la eclesiologia y pastoral del MCC.

 

Jubileo de Oro Sacerdotal del Mons. José Camacho Cruz – Será celebrado en Monterrey, México, en el día 13 de marzo 2004. Mons. Camacho es el Asesor Nacional del MCc de México y del Grupo Latinoamericano de Cursillos de Cristiandad. El OMCC se alegra con todos los cursillistas mexicanos y desea a Mons. Camacho santas celebraciones por ese tan significativo evento, no solamente para su vida personal de sacerdote ejemplar como para el MCC de todo el mundo.

 

Encuentro de Asesores del MCC de México – Del 07 al 10 de marzo 2004, en Monterrey, México y haciendo parte de las conmemoraciones jubilares de Mons. Camacho se reunirán los Asesores de los Secretariados Diocesanos del MCC de aquella nación. De asesor del Encuentro estará el P. José Gilberto Beraldo, Asesor del Comité Ejecutivo del OMCC.

 

Preparación al XI Encuentro Interamericano del MCC – Los hermanos y hermanas del GLCC se dedican a un fuerte labor de preparación para dicho Encuentro. Esperan la colaboración de todos los países de América Latina adonde está presente el MCC con sus Secretariados Nacionales.

 

Estatuto del OMCC – Estamos esperando que el examen del Estatuto por el Pontificio Consejo para los Laicos, en Roma, ya esté en su fase final. Creemos ser eminente la aprobación del mismo. Aun que no sea el Estatuto del Movimiento y si del OMCC, tal aprobación deberá marcar un nuevo e importante paso para el progreso del MCC en el mundo.

 

 

Rua Domingos de Morais, n. 1334, cj 007, Vila Mariana - 04010-200 Sao Paulo - SP - Brasil
Tel/Fax: 55 11 5571-709 - E-mail: mcc-brasil@uol.com.br - Internet: www.orgmcc.org