nº 018                                                                                                                       Abril 2004

Todo Sumo Sacerdote es tomado de entre los hombres
y es establecido para ser su representante 
ante Dios.
Le corresponde presentar a Dios ofrendas
y victimas por el pecado y es capaz
de sentir compasión por los ignorantes y 
extraviados porque el también tiene sus debilidades.
(Heb 5,1-2)

 

Queridisimos hermanos y hermanas de todo el mundo:

iLa Gracia y la Paz de Nuestro Senor Jesucristo Resucitado esten con todos ustedes!

Se aproxima la celebration del Primer Encuentro Mundial de Asesores Eclesiasticos de los Secretariados Nacionales de todo el mundo. Del 19 al 22 de Abril de 2004, en Cordoba, Espana, estaremos viviendo momentos de convivencia, de oration, de estudio, de escucha de la Palabra de Dios, de intercambio de experiencias y, con seguridad, de santos proyectos para estimular el MCC a ser, cada vez mas un Movimiento eclesial. Esta circunstancia crea un clima favorable para que esta carta pueda ser una reflexion, aunque limitada, sobre el sacerdocio, como tambien sobre el sacerdote y su presentaa en el MCC.

1. El sacerdocio - en el trozo de la Carta de San Pablo a los Hebreos, reproducida mas arriba, atian cuando se refiere directamente a Jesus sumo sacerdote, podemos aplicarla con toda justicia, a los seguidores de Jesus que son los que continuan su mision sacerdotal.

a) En el hecho, el sacerdote es "tomado de en medio del pueblo", es decir, no se trata de alguien ajeno o de un extrano a la humanidad y provisto de fuerzas ocultas y superiores a los demas. El sacerdote vive las mismas limitaciones, esperanzas, tristezas, alegrias y las mismas frustraciones inherentes al ser humano. Justamente para no colocarse por encima o fuera de las vicisitudes terrenas y para ser sensible a las necesidades de su pueblo es que el Senor to llama y to escoge desde su propio medio. Alguien que estuviera fuera del pueblo o por encima de el, no seria capaz de tener la necesaria sensibilidad, solidaridad y comunion para representarlo delante de Dios, para ofrecer sacrificios en su nombre y ni mucho menos - para " sentir compasion por los ignorantes y extraviados".

b) Ademas de esto, el sacerdote es aquel hombre que "hate las veces de Cristo, que actua, no en nombre de una autoridad que le pertenece originalmente, sino con la autoridad de Cristo que le fue conferida por la ordenacidn." (cf. Lumen Gentium 27, 28; Presbyterorum Ordinis ó). Esto quiere decir que el ministerio ordenado tiene su origen en el propio Cristo, Cabeza de la comunidad.

c) El sacerdote es aquel hombre que ejerce el ministerio delante de la comunidad a favor de ella, en nombre de Cristo, Cabeza, Sacerdote y Pastor de la comunidad. De manera especial, el sacerdote es el enviado, el profeta, el servidor del pueblo, esto es, aquel que, en nombre de Jesus anuncia el Reino de Dios y su justicia, al mismo tiempo denuncia, aunque le cueste la vida, todo aquello que contraria el proyecto del Reino: la injusticia, la violencia, el desamor, la exclusion, la mentira.
 

2. El sacerdote en el MCC - desde su metodo kerygmatico-vivencial, hasta su dinamica de tiempos (pre-cursillo, cursillo y pos-cursillo), el Movimiento de Cursillos es una propuesta concreta para una autentica "experiencia de Dios". El descubrimiento del amor, de la ternura que Dios le brinda a su criatura, la manifestación de su misericordia infinita, su determinación de enviar discipulos a la masa como fermento, sal y luz, constituyen de hecho, una experiencia mistica que esta alimentada por la oración, por la Palabra de Dios, por los Sacramentos y es testimoniada tanto por laicos como por sacerdotes.

Desde los inicios, parece existir, en el seno del Movimiento, gran preocupación, demasiada a mi entender, por definir las fronteras de cada una de las "categorias" de sus miembros, a saber: laicos y sacerdotes. Pienso que, antes de preocuparnos de cómo o que hacer, o de "quien es el mayor en el Reino de los Cielos" (Lc 22,24), deberiamos tener clara conciencia de que el Senor -"llamó a los Doce y los envió de dos en dos" (Me ó,7). No dice quien daria esto o aquel "rollo", este o aquel mensaje. A todos, indistintamente, corresponde anunciar y dar testimonio del Reino. De esta manera, todos son responsables por todo.

A partir de este conocimiento, sera mucho mas facil, productivo y eficaz el trabajo de todos en todas las etapas del MCC. Pues uno completara to que a otro le falta, ya que a cada uno se le ha dado algfin don para beneficio de todos. Entonces, por ejemplo, en el Cursillo - a mi juicio - no deberia hacerse distinción entre "rollos misticos" y los "otros", pues todo el mensaje del MCC es un mensaje kery-gmatico-vivencial, esto es, todo el mensaje es "mistico" en el sentido de ser una "experiencia" de Dios en la vida de cada uno. En perfecta comunión y sintonia, pienso que no debera discutirse mas (icon tanta perdida de tiempo precioso!) hasta donde llega la tecnica y donde comienza el proceso de conversion en general marcado por la recepción de sacramentos; hasta donde pueden llegar los dirigentes laicos y laicos y donde comienza la función sacerdotal.

Es mas que evidente, por to tanto, que estando alli el sacerdote, esta sobretodo, la presencia "sacramental" de Jesus misericordioso; del Padre que acoge y perdona; de Cristo vivo que actua en la persona del sacerdote. No significa esto que sea mas digno porque celebra los sagrados misterios del Cuerpo y la Sangre de Jesus o porque, en su nombre, perdona los pecados, sino que cumple funciones ministeriales en medio al Pueblo de Dios. Su presencia en el Movimiento, si no es una presencia que testimonie una vida "mistica", esto es, una vida de quien experimenta a Dios en to cotidiano, se vuelve un peso y motivo de desagrado y, afin de lucha por el "poder". iNo se trata de determinar quien manda mas, sino quien vive mas encarnada y consciente la experiencia de Dios, o sea, una vida autenticamente "mistica" para que sea testimonio autentico de discipulo y servidor de Cristo y de los hermanos!

Me despido, solicitando encarecidamente, la oración a todos los cursillistas del mundo por el Primer Encuentro Mundial de Sacerdotes Asesores del MCC. Al mismo tiempo, a todos les deseo una santa y feliz Pascua de Resurrección.

 

Pe. José Gilberto Beraldo
Asesor Eclesiástico del OMCC

 

Rua Domingos de Morais, n. 1334, cj 007, Vila Mariana - 04010-200 Sao Paulo - SP - Brasil
Tel/Fax: 55 11 5571-709 - E-mail: mcc-brasil@uol.com.br - Internet: www.orgmcc.org