Juan Ruiz
Presidente
jruiz@adelfia.net
 

P. David Smith
Asesor Espiritual
frsmith@vidahumana.org

 

Gail Terrana
Vise Presidente
gater77@verizon.net


Maribel Gómez
Secretaria
jgomez01@earthlink.net

James Wells
Tesorero
Jameswells01@cox.net

 

 

 

1º de Marzo 2006                                                                                                 1mar06spa

 

Queridos amigos,

 

¡Que la paz y el amor de Nuestro Señor estén siempre con ustedes!

 

Hoy comenzamos la Temporada Santa de Cuaresma. Es un buen momento para reflexionar sobre nuestra vida y ofrecerle algo a Dios que nos ayude crecer en nuestra piedad y amistad con Cristo. Esta temporada puede ser un regalo valioso para nuestra jornada con Dios. Cuando nos privamos de algo o hacemos un sacrificio durante las seis semanas de Cuaresma, recordamos el sufrimiento de Cristo por nosotros y del amor bondadoso y misericordioso de Dios para nosotros. Tal sacrificio pudiera hacerse un hábito en nuestras vidas y los buenos hábitos se convierten en virtudes. El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice que “las virtudes morales se adquieren con el esfuerzo humano asistido por la gracia de Dios.” Cuanta más virtud tenemos mejores amigos nos hacemos de los demás. Las virtudes nos pueden ayudar a ser mejores amigos.

 

Esto es emocionante porque Cursillos nos enseña el valor de la amistad en nuestra vida a través del método de la reunión de grupo. Compartimos nuestra piedad, estudio y acción en nuestras reuniones de grupo. Compartimos abiertamente y con sinceridad cómo estamos viviendo con Cristo en nuestras acciones diarias. Compartimos la jornada, juntos en amistad y somos sinceros con nuestros éxitos y fracasos. Nos aceptamos en donde nos encontramos sin limitaciones y sin juicios.

 

Nuestro recién formado Comité Ejecutivo del OMCC está creciendo en amistad. Aunque vivimos lejos unos de otros, construimos nuestra amistad a través de oraciones y cada vez que recibimos la Eucaristía. Cada uno pertenece a su propia reunión de grupo que nos ayuda crecer en el conocimiento de nosotros mismos. Como dice Eduardo Bonnín, “Toda amistad comienza con uno mismo, en aceptarse, ser amigo de uno mismo.” Con esto podemos crecer en amistad con otros y en amistad con Cristo.

 

Esto es semejante a la amistad que tenemos con muchos de ustedes a través del mundo. Tal vez no nos vemos a menudo, pero estamos unidos en nuestras oraciones, en nuestras reuniones de grupo y en lo más importante, en la Eucaristía—fuente y cima de nuestra fe.

 

Este mes, nuestro Comité Ejecutivo viajará a Dallas, Texas donde nos encontraremos para vernos en persona, para convivir, ir a Misa juntos y planear el trabajo. Les pedimos que nos tengan presentes en sus oraciones. También les queremos dejar saber que están en las nuestras.

 

Información Mundial

 

Nuestra Carta Mensual es el producto de todo el Comité Ejecutivo.  Antes de que sea enviada, todos tienen la oportunidad de añadir o hacer los cambios que creen conveniente. Por consiguiente, como Comité Ejecutivo, todos somos responsable de su contenido.

 

En este mes de Marzo, del 7 al 9, se celebrará el “I Encuentro Latinoamericano de Movimientos Eclesiales”, organizado conjuntamente por el Consejo Pontificio para los Laicos (CPL) y el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), en Bogotá Colombia.  Del Movimiento de Cursillos de Cristiandad estarán presentes las siguientes personas: Rocio Ramírez, Lucía Sánchez y Gloria Stella Bernal, Presidente, Vise Presidente y Secretaria del Grupo Internacional “GLCC”, así como también Juan Ruiz – Presidente del OMCC.  Es muy posible que también nos acompañe el Monseñor Nel Beltrán, Consejero Espiritual del GLCC.

 

También en Marzo, del 16 al 19, el Grupo Internacional “GET” celebrara su próximo Encuentro en la ciudad de Córdoba, España.

 

Por favor recuerden tenernos presente en sus oraciones.

 

 

De colores,

Juan Ruiz

Presidente del OMCC                                          

 

 

Una nota de nuestro Consejero Espiritual…

 

En la carta del mes pasado, yo les dirigí unas palabras acerca de “visión de fe,” que es un cambio de perspectiva en el cual vemos toda la realidad a través del lente de la Gracia de Dios. Di como ejemplo la “perspectiva de la fe,” que vemos cuando consideramos que “un extraño es un amigo a quien aún no conocemos.” Un autor espiritualista del Siglo XI, Aelred of Rivaulx, dijo que “La amistad espiritual sirve no tan solo para una unión entre amigos, sino para la unión de todos en Dios y que esta unión es posible solo cuando todos se consideran, no como extraños, sino como amigos.” Mis reflexiones tendrán este discernimiento como punto de partida.

 

Cursillos enfatiza que la amistad tiene un valor propio. Las personas nunca deben ser hechos “instrumentos,” que sirven como herramientas para nuestro propio interés y manipulación, por más nobles que sean nuestras intenciones. Eduardo Bonnín dice que una amistad “para” en verdad no es amistad. Lo que le deseo a mi amigo debe ser lo que deseo para mí mismo, que es realizarse como persona, ser “plenamente vivo” (lo cual es la ‘gloria de Dios’ como nos recuerda San Ireneo).

 

Como Cursillistas, creemos (como todo Cristiano debe) que solo podemos estar plenamente vivos si vivimos en gracia. Por lo tanto, lo que yo debo desearle a mi amigo, tomando en cuenta su libertad, es que él o ella sean enteros viviendo en gracia, es decir, en amistad con Dios a través de Jesucristo. Esto es el razonamiento en el fondo del método de Cursillos:  “Hacer un amigo, ser un amigo, traer el amigo a Cristo.”

 

Cursillos nos enseña que la mejor noticia, que Dios nos ama, es comunicada a través del mejor medio posible, que es la amistad, al mayor número posible, que es la Ultreya. (Aquí diré que, en la reunión de grupo, la amistad debe ser una continua gracia actual.) Conforme a la mentalidad del Cursillo la persona, “un ser para el amor,” florece en relación con otras personas. Por eso, la persona florece, llega a ser plena en y a través de la amistad. Eduardo Bonnín dijo en las I Conversaciones de Cala Figuera, que “cuando la amistad con Cristo existe entre amigos, la alegría de la amistad se multiplica.”

 

Estoy endeudado con el Padre Paul Waddell C.P. por hacer profundizar mi entendimiento de las enseñanzas de Aelred acerca de la amistad, a las cuales hice referencia. Aelred dice que “la única amistad que merece ese nombre es en la que los cual amigos se reúnen en el nombre del Dios a quienes los dos buscan. Son amigos porque cada uno ve en la otra persona su mismo deseo, y saben que el propósito de la amistad es, no solo amarse uno al otro, sino, amándose uno al otro, amar a Dios también.” Hablando de amigos que viven en y con Cristo, Aelred hace una conexión entre la plenitud de la vida en Dios, que es la meta de cada amistad, y la vida continua de amigos en Cristo por la cual esa plenitud es sostenida.

 

Esta amistad íntima es inclusiva, en busca de otros también, como dijo Aelred en la cita al principio de estas meditaciones. Esta amistad íntima fomenta una actitud que “su preferencia del uno al otro también es una preferencia por Dios y por lo que Cristo desea. No es una manera de hacer mas pequeño su mundo, sino más bien una “explosión” del mundo, la explosión de todas las fronteras y limitaciones, de prejuicio y elitismo y del egoísmo que deja a tantos y tantos desatendidos.” Con Cristo, aprenden a amar como Dios ama, aprenden a amar a todos como sus hermanos y hermanas e ir hacia ellos, no como extraños, sino como amigos.

 

¿Será esto un ideal demasiado elevado? ¿Estará más allá del alcance de nuestras Reuniones de Grupo y Ultreyas, de nuestras Escuelas de Dirigentes y Secretariados? Mi oración es que vayamos “considerando cómo despertarnos a las buenas obras y al amor” (Hebreos 10:24), y que lo hagamos en amistad.

 

En Cristo, nuestro Amigo,

 

¡De Colores!

 

 

 

All Souls Church D Attn: OMCC
29 S. Electric Ave
D Alhambra, CA 91801 D USA
Tel: (626) 281-0466
D Fax: (562) 943-2254
www.orgmcc.org