Juan Ruiz
Presidente
jruiz@adelfia.net
 

P. David Smith
Asesor Espiritual
frsmith@vidahumana.org

 

Gail Terrana
Vise Presidente
gater77@verizon.net


Maribel Gómez
Secretaria
jgomez01@earthlink.net

James Wells
Tesorero
Jameswells01@cox.net

 

 

 

 

1 de Julio de 2006                                                                                              

01Jul06spa

Queridos amigos,  

                                                                                     

¡Que la paz y el amor de Nuestro Señor estén siempre con ustedes!

 

¡La belleza de ser Cristiano y la alegría de comunicarlo! Esto fue el tema del Segundo Congreso Mundial de Movimientos Eclesiales y Nuevas Comunidades. Nuestro Comité Ejecutivo tuvo el honor y privilegio de asistir a este evento Eclesial extraordinario, patrocinado por el Consejo Pontificio para Laicos. Este evento de cuatro días de duración unió a 104 movimientos y nuevas comunidades para orar, estudiar, discutir, evaluar y crecer juntos.

 

El Cardenal Christopher Schonborn nos habló de la belleza y de la manera que es expresada a través del hombre y el arte. Él dijo que el Creador nos habla a través de sus criaturas. El Hombre es creado a la imagen de Dios y sus obras hablan a través de él.

 

Cardenal Marc Quellet nos dijo que gloria es el nombre teológico que se le dio a la belleza. Estamos llenos de gracia y gracia significa amor de Dios. La primera tarea de movimientos eclesiales es educar la humanidad, comenzando con la familia, a tener respeto total para la persona.

 

Cardenal Ángelo Scola, Patriarca de Venecia, nos habló de tener un continuo encuentro con Jesucristo. Existe una necesidad de personas que dan testimonio de Jesucristo en sus vidas, a través de la parte normal de nuestra existencia. Nos dijo que un encuentro con un movimiento es una experiencia íntegra de la Iglesia. Nuestros carismas fundacionales logran hacer posible que el hombre se encuentre con Jesucristo en cada tiempo y lugar del hombre. También habló de la necesidad de abrirse y el regalo de ser. Nuestro testimonio alegre es garantía de una vida hermosa transformada por Jesús. Cada encuentro es una oportunidad de conocer a nuestros hermanos y hermanas.

 

Arzobispo Rylko, Presidente del Consejo Pontificio para Laicos, le dio conclusión al Segundo Congreso diciéndonos que la vocación de los movimientos es la de ser una señal de contradicción. Madurez eclesial no se trata de avanzar en edad, mas bien es juventud permanente del espíritu. Nos llama al metanoia, renovación constante, conversión perenne del corazón. Tenemos que recordar nuestros carismas y la historia de nuestro carisma. Dijo que los movimientos ofrecen otra manera de ser Iglesia valiente. Nos imploró que nos “fuéramos con más coraje,” “sean ustedes mismos,” “sean levadura evangélica,” “sean la sal de la tierra.”

 

Todos sentimos que fuimos parte integra de este Congreso. Como representantes del Movimiento de Cursillos se nos pidió dirigir un grupo de discusión, dar el resumen del grupo, leer en Misa, conducir las Oraciones de la Noche y participar en una lectura y encender el fuego en el servicio de vigilia con Nuestro Santo Padre y más de 350,000 fieles en la plaza de San Pedro. Son momentos que guardaremos, sobre todo, porque sentimos un espíritu de unidad y de misión. Les invitamos que lean el saludo que dio al Congreso el Papa Benedicto XVI y su homilía en la Vigilia y la Misa de Pentecostés. Los pueden ver en el Sitio del Vaticano: www.vatican.va. Solo tienen que usar las palabras “movimientos eclesiales” en el cuadro de búsqueda (search.) O pueden conseguir una copia del Weekly Edition of L’Osservatore Romano por $4.00 llamando 1-888-768-9555 y pedir la edición del 7 de Junio.

 

 

Mientras estuvimos en Roma, también tuvimos la oportunidad de conocer y compartir tiempo e ideas con el Secretariado Nacional de Italia.

 

De Roma viajamos a Mallorca, acompañados por el Obispo Jaime Tamayo, Asesor Episcopal, y Ceferino Aguillón, Coordinador Nacional del Secretariado Nacional de EE.UU., para conocer a Eduardo Bonnín y profundizar nuestro conocimiento del Carisma de Cursillos. Esto vino siendo providencial porque fue precisamente lo que los Cardenales recomendaron en el Congreso Mundial, “Conozcan su Carisma y Fundador y sean fieles a ese Carisma.”

 

En Mallorca tuvimos la oportunidad de conocer Mons. Jesús Murgui, Obispo de Mallorca, los sacerdotes que ayudan en Cursillos, el Secretariado de Mallorca y en la Ultreya semanal a toda la Comunidad Mallorquín. También grabamos un programa de televisión y fuimos entrevistados por un periódico local.

 

Estamos agradecidos por sus oraciones, realmente sentimos la presencia de ustedes durante nuestro viaje. Seguimos unidos con ustedes en el partir de la Eucaristía donde cada uno de nosotros está presente en el cuerpo de Jesucristo. Cerramos con las palabras de Nuestro Santo Padre en el 2º Congreso Mundial, “Hoy, los Movimientos Eclesiales y Nuevas Comunidades son una señal luminosa de la belleza de Cristo y la Iglesia, su Esposa. Pertenecen a una estructura viva de la Iglesia. Ella te da gracias por tu compromiso misionero...Que te sostengas por medio de tu participación en la oración de la Iglesia, cuya liturgia es la expresión más ensalzada de la belleza de la gloria de Dios, y de cierta manera un vislumbrar del Cielo en la tierra.”

 

También queremos mencionar que Gail Terrana y P. David Smith, Vice Presidenta y Asesor Espiritual del OMCC, tuvieron la oportunidad de asistir al Encuentro Nacional de Canadá en Nova Scotia del 22 al 25 de Junio 2006.


Información Mundial

  1. Por invitación del Secretariado de la Diócesis de Zamora,México, Centro Uruapan, Juan Ruiz visitará varias diócesis del estado del 1 al 10 de Julio

  2. El Comité Ejecutivo del OMCC asistirá al Encuentro Nacional de Los Estados Unidos en Philadelphia del 19 al 23 de Julio.

 

 

Les recordamos que nos mantengan en sus oraciones,

De Colores,

 
 
Juan Ruiz

Presidente - OMCC

 

 

 

 

 

 

Una Nota de Nuestro Consejero Espiritual…


El congreso del Consejo Pontificio para Laicos, “La Belleza de Ser Cristiano y la Alegría de Compartirlo,” fue una afirmación tremenda de nuestros esfuerzos hacia crecimiento en fidelidad al carisma del Movimiento de Cursillos.

 

 Al comienzo del congreso, una carta del Papa Benedicto XVI se leyó a los participantes, “Por medio de los fundadores y iniciadores de sus Movimientos y Comunidades, han sido inmersos en el resplandor singular de Cristo y han sido enviados para anunciar lo que Cristo sigue proclamando, “Ven y sígueme.” Varias veces durante el congreso, nos dijeron que “para entender el carisma particular de cada movimiento y comunidad, es necesario conocer la vida del fundador.”

 

Arzobispo Rylko nos recordó que los movimientos deben discernir como trasmitir sus carismas singulares con toda su frescura a nuevas generaciones, especialmente a los jóvenes, y no permitir que la pasión inicial de los movimientos disminuya. (Nosotros, los Cursillistas, recordamos que nuestro movimiento fue dirigido inicialmente hacia el joven. ¿Por qué hemos permitido que llegara a ser un movimiento primordialmente para los de media edad y mayor?). Él dijo que es necesario deshacerse de la mediocridad de las multitudes para que perciban la belleza atractiva de Cristo. El Cursillo persigue el encuentro de la persona con Cristo quien es, “vivo, normal y cercano.”

 

Cardenal Schönborn citó San Agustín, “Dios nos ha despertado de nuestra suciedad, para concedernos la restauración de nuestra belleza, a través de su misericordia, “es decir, la belleza de la persona plenamente viva en Cristo. Esto esta claramente proclamado en los rollos místicos del fin de semana de Cursillos y es encarnado en las vivencias de los rollos seglares.

 

Cardenal Quellet proclamó que “el amor de Dios, radiante en Cristo, es causa de que cada persona brille con la belleza singular otorgada por Dios a cada uno. La belleza de Cristo no es teoría sino experiencia...y no se consigue por exhortación moral, ni por adherencia a conceptos exaltados, sino a través de un encuentro personal con el Señor. Esta belleza de Cristo, “despierta la curiosidad e interés de los incrédulos, indoctrinados y los no-practicantes.” Los Cursillistas recuerdan que esta porción de la población originalmente era el objetivo principal del movimiento.

 

En medio de las pláticas principales de los cardenales y obispos hubo varias intervenciones por laicos. Entre ellos fue la de Andrea Riccardi, fundador de la Comunidad de Sant’ Egidio que citó un rector de seminario, “Cuando tuve un encuentro con Cristo, tuve un encuentro con la persona humana.” El Papa Juan Pablo II expresó semejantes palabras en su primera encíclica, Redemptor Hominis, “No podemos entender a la persona separada de Cristo.” El Cursillo nos enseña que estos encuentros, igual a los encuentros con el otro, es lo que constituye la vida Cristiana.

 

Cardenal Scola declaró que “los movimientos nos hacen concientes del encuentro entre Cristo resucitado y la libertad de la persona.” Esto se menciona varias veces en la literatura de Cursillos. De manera que evitamos la tentación de amarrar la experiencia con nuestro Señor en una manera genérica que para todos es lo mismo. Somos llamados a “florecer ahí donde estamos plantados” en nuestra singularidad de ser persona creada al imagen y semejanza de Dios. Cardenal Scola citó Juan Pablo II del Novo Millenio Ente, “No hablamos de nuevos programas, sino de Cristo quien transforma la historia.” A través de encuentros con uno mismo, con Cristo y con los demás, Cursillo proclama que la persona, en su libertad, originalidad y creatividad, en la normalidad de su vida cotidiana con Cristo permite que Cristo habite en ellos para cambiar ambientes y por consecuencia, el destino de la historia.

 

Continuó Cardenal Scola, “para que el carisma siga dando frutos y siga siendo relevante es necesario proclamar la belleza y la atracción de Cristo a cada persona y promover este encuentro con Cristo en cada situación y ambiente.” Esto resonó en la homilía del Papa Benedicto en la vigilia de Pentecostés, “Cualquier persona que encuentra en su camino algo verdadero, bello y bueno en su vida—el tesoro, la perla preciosa—tendrá prisa para compartirlo en todas partes, en la familia, en el trabajo y todos los contextos de su vida.” (Esto me suena a Cursillos...)

 

Al final del Congreso, Arzobispo Rylko nos imploró que “no solo fuéramos admiradores de Cristo, sino que nos dejáramos seducir por su belleza,” diciendo también que el compartir esa belleza es lo que genera santidad. Continuó recomendando que leyéramos una y otra vez el segundo capítulo del Apocalipsis, de manera que nos regresáramos al “primer amor” de cada uno de nuestros carismas respectivos, que no deben perder su identidad sino deben seguir impulsando la vida Cristiana.

 

Me gustaría compartir unas experiencias que me parecen sirven como meditación. Fuimos divididos en “grupos de trabajo” de acuerdo a idiomas. En el grupo de Ingles en el que participé, Theresa Smith del Madonna House Apostolate, citó su fundadora, Catherine de Hereck Doherty, “Lo que haces importa—pero solo un poco. ¡Quien eres importa mucho!” Esto apoya el énfasis que Cursillo le pone en el ser Cristiano, en vez de hacer cosas cristianas.

 

En la sesión final del Congreso, Obispo Miguel Inzar Campos C., de Callao, Perú, pidió perdón en nombre de sus hermanos obispos. “Hemos impuesto nuestros planes pastorales y proyectos y por eso hemos impedido el dinamismo de los movimientos y sus carismas particulares. Debemos dar la cordial bienvenida a los movimientos sin ponerles camisa de fuerza.” Cardenal Scola había declarado anteriormente que “no debemos imponer esquemas pastorales que pueden frustrar la identidad de los carismas.”

 

En conclusión, siento que hubo tanto material sobre la cual meditar que mejor entiendo la frase al final del evangelio de San Juan cuando dice que hay mucho más que se puede escribir...


De Colores,

Fr. David Smith 

 

 

 

 

 

All Souls Church D Attn: OMCC
29 S. Electric Ave
D Alhambra, CA 91801 D USA
Tel: (626) 281-0466
D Fax: (562) 943-2254
www.orgmcc.org