Año II - N° 011

Arequipa, marzo 2006

 

 

 

 

CUARESMA

Una llamada, una invitación.

Este tiempo que viene,
nos mantiene en vilo durante cuarenta días,
y se va
para dejar paso a la Pascua de Jesús,
que es la eterna primavera de nuestra fe.

Jesucristo y  la Iglesia,
una sola voz,
que canta en aria,
y repite en coro,
nos llaman y nos invitan.

 

 

 

Nos llaman y nos invitan: a entrar en el árido
desierto de estos días,
sin la alforja de nuestras prevenciones,
fiados en el bastón del que nos guía.

- a estar preparados para el combate
que se avecina: escasez, sequedad, soledad
y la intemperie de las noches frías de nuestro éxodo.

- a dejarnos mecer  por el viento arenoso del Espíritu
que sopla por donde quiere.

- a purificar nuestros pecados y turbios caprichos
en el agua  que brota de la roca dura
y alimentarse del PAN que cae de las manos del cielo.

- a convertirnos y creer en el Evangelio
que Jesús y la Iglesia nos predican.

-a sintonizar nuestro corazón y nuestros oídos,
con ternura y misericordia
al canto de Dios y a las notas ensangrentadas de los
que sufren.
-a ser "gente", vivir como "gente" y gozar entre
"gente".

Jesucristo y la Iglesia nos llaman e invitan
a vivir la cuaresma con los ojos fijos en nuestro
Padre
avanzando en comunidad, tomados de la mano
con fe, esperanza y amor.
¡No desperdiciemos esta oportunidad!
                       Manolo s.j.

Tenemos que “elegir” ...

 

Vale todo, menudean los insultos, gestos y actitudes. Todos tratan de encontrar en el adversario el menor signo, palabra o gesto, que les permita descalificarlo frente a la opinión pública. Todos ofrecen salvarnos, pero ninguno aclara de qué quieren salvarnos... los bailes han reemplazado al discurso político serio, a los programas de gobierno hoy inexistentes o faltos de consistencia... no interesa... al pueblo “ignorante” se le convence con recursos de última hora: hay que terminar con la corrupción ... pena de muerte a los violadores ... mejores sueldos para los maestros y para la policía ... respetaremos los derechos humanos ... etc.

 

Sabemos acaso, ¿qué es lo que piensan hacer los “futuros presidentes del país” respecto a sus políticas de vida, salud, seguridad ciudadana, libertad de credo ...?

 

Estamos a unos cuantos días de tener que elegir a nuestro nuevo gobernante, elegir, es decir escoger, seleccionar, promover, ... en fin,... entregarle nuestro mandato, para que durante los próximos cinco años rija los destinos de nuestra patria, administre sus recursos y de las leyes que promuevan el desarrollo integral de nuestra nación.

 

¿Ya estamos seguros de nuestra preferencia? O ¿quizá seamos de aquellos que vencidos por el pesimismo y la desesperanza, optemos por emitir el voto de rechazo, el voto sin convicción, el voto irresponsable, el voto contra el “sistema”?

 

No podemos olvidar que somos cristianos, que somos Iglesia, y que nuestra misión es la misma que la de nuestra madre la Iglesia, que tenemos que evangelizar, y que una forma de hacerlo es siendo ciudadanos responsables, honestos y diligentes. Que la manera de demostrarlo es hoy más que nunca, una obligación, un imperativo a nuestras conciencias, que no nos podemos permitir sumarnos a la masa de los desesperanzados, porque nuestra misión es instaurar el reino de justicia, de paz y de amor, y que eso so lo se puede hacer teniendo fe en que si Él está con nosotros ya puede estar cualquiera contra nosotros, sembrando esperanza porque el reino ya está en medio de nosotros, y es nuestro deber hacerlo patente, predicarlo y vivirlo.

 

Hay que votar, claro que sí, hay que elegir, pero no se trata de marcar un símbolo cualquiera o por consigna partidaria, hay que votar por el mejor, y sólo en el peor de los casos, por el que represente el mal menor.

 

No seamos irresponsables, más de veinte candidaturas para la presidencia, más de tres mil candidaturas para las curules parlamentarias, nos muestran claramente apetitos personalistas, caudillismo y una política circense en la que no faltan ni los payasos.

 

De nosotros, cristianos responsables, ciudadanos de nuestra patria enferma y convaleciente, depende su salud futura y el futuro de nuestros hijos.

 

¡Viva el Perú!.

 

Carlos E. Gómez de la Torre. R.

 

VARIOS:

Si el fin de la sociedad es la vida lograda, el fin de la política será la solución de los problemas sociales, la construcción de una sociedad a la medida de la dignidad humana. Así entendida, la política deja de consistir en el dominio sobre la maquinaria estatal por medio de otra maquinaria llamada partido. ...

Un verdadero político se distingue porque busca el interés de las personas, no su propio interés. Buen político es quien persigue la utilidad social, el bienestar, la justicia y la igualdad que los ciudadanos necesitan. Mal político, por el contrario, es el que pone en primer lugar la preocupación por el poder.

“Etica Razonada” José Ramón Ayllón.

 

 

Ayuda al mantenimiento de la nuestra casa: aporta S/.1.00.

Claro que, una mayor colaboración nos permitirá un mejor cumplimiento de nuestras obligaciones: luz, agua, teléfono, arbitrios municipales, impuesto al patrimonio predial, mantenimiento de la casa etc…

 

 

Nuestra felicitación a todos los que participaron en la escuela de rollos, y los invitamos a participar el día 27 de marzo en las conferencias de prepa-ración para una elección responsable. Para mayores datos consultar en la casa del MCC.

 

 

INTENDENCIAS:

 Hermanos y amigos del MCC

Les pedimos sus oraciones y sacrificios para los cursillos de la semana:

1. Cursillo de varones Nº 34 de la Diócesis de Palm Beach, USA, del 16 al 19 de marzo del 2006
omelioyalicia@g.mail.com

2. Cursillo de varones Nº 136 de la Diócesis de Apucarana, Brasil, del 17 al 19 de marzo del 2006
cur.apucarana@uol.com.br
borgesailton@uol.com.br

3. Cursillo de varones, Este de la Diócesis Caracas, Venezuela, del 16 al 19 de marzo del 2006
contramaestreo@telcel.net.ve

4. Cursillo de mujeres Nº 150 de la Diócesis de Piracicaba, Brasil, del 17 al 19 de marzo del 2006
cursilhospiracicaba@yahoo.com.br

5.  Jornada Metodologica de la Diócesis de Bahía Blanca, Argentina, del 18 y 19 de marzo del 2006 mtucu@speedy.com.ar

 

 

 

CASA DE CURSILLOS

HORARIO DE MISAS:

LUNES Y MIÉRCOLES 7:30 pm.

VIERNES 7:00 pm.

 

 

 

COLABORACIONES:      

 

Envía tu colaboración al  boletín al correo que aparece al pié de página o déjala por secretaría del MCC. Toda colaboración para ser publicada deberá llevar el nombre del autor, su e-mail o dirección y número de teléfono.

El secretariado del MCC se reserva el derecho de publicar las colaboraciones.

 

 Anímate y envía tu colaboración o sugerencias para mejorar nuestro boletín.

 

Gracias.

IFMCC:

3. SU PORQUE ACTUAL

1. El punto de partida

35 El porqué histórico no pretende ser una historia sagrada para memorizar o repetir. Muy por el contrario, esa historia es maestra de vida que nos ayuda a comprender lo que hoy somos y el porqué de nuestro aquí y ahora; nos ayuda a precisar nuestra identidad colectiva y a eclesializar el MCC.

36 La historia inicial es también sólo un punto de partida de realizaciones más plenas, escritas para impulsar en nosotros un juicio crítico, y orientadas hacia la posibilidad de construir lúcidamente el MCC que que­remos ser: un movimiento siempre respuesta eficaz al momento que se viva.

37 Fiel al método inductivo, el MCC debe reflexionar permanentemente sobre la realidad y, con ello, enriquecer su Mentalidad, sin perder su identidad. Para ello, la Mentalidad ofrece dos servicios al MCC:

a) La Mentalidad es el principio de su identidad, aquello que le permite hacer cosas diferentes con idéntico porqué; y aquello que advierte cuando se hace lo mismo con Mentalidad diferente. La Mentalidad es lo que permite el trasvase del MCC, sin que éste pierda su identidad.

b) La Mentalidad es, al mismo tiempo, principio de su evolución.

38 Como consecuencia de ello:

- El porqué actual no significa una ruptura con el pasado, sino su crecimiento y madurez.[1]

- La actualización del MCC viene impuesta por la propia riqueza de sus criterios fundamentales, por las exigencias de los tiempos nuevos  y por los nuevos ámbitos humanos, a los que va llegando.

- En el MCC, la unidad se constituye dentro de la  pluralidad, lo que quiere decir que en el MCC se da mas importancia a la  mentalidad y a las personas, que al método; a los criterios fundamentales, que a los modos concretos.

2. La realidad actual

39 - Fe y realidad social. La realidad religiosa de cada hombre concreto está condicionada y/o posibilita­da por un marco socio-cultural, realidad circundante, que influye y orienta a las personas en su manera de pensar y de obrar. Esta realidad influye también sobre la Iglesia misma, en sus estructuras, en sus convicciones, en sus opciones vitales y en sus acciones pastorales; y aun sobre el mismo hecho religioso en su calidad de vivencia personal y comunitaria de la fe. Por tanto, sin conocer estas realidades, es difícil conocer al hombre; y, sin asumirlas, es difícil iluminarlo con la fe y acompañarlo en su camino hacia lo trascendental.

40 Se trata, pues, de que el MCC lea, con mirada evangélica, el “cada hoy” de la historia, realidad que será siempre diferente, y de que recuerde que lo que se busca es conocer y evangelizar al hombre concreto de “cada hoy”, no al hombre del pasado, ni al hombre abstracto, que debiera ser cada hombre.

41 - Lectura evangélica de la realidad actual. Nuestro hoy está marcado por una característica definitiva: un cambio general, acelerado y profundo. En consecuencia, es tiempo esencialmente transitorio y provisional. Por tanto, su lectura no se puede convertir en punto de partida definitivo, ni admite generalizaciones indebidas (Cf. ChL, 3).

42 Está a punto de nacer un milenio; y, con él, un hombre y una sociedad en transición. Una sociedad tecnológica, de amplio crecimiento demográfico y de gran movilidad social y geográfica, que origina una profunda transformación y crea una cultura nueva, universal, interdependiente; cultura, que es necesario evangelizar. Este hecho crea retos, es decir, circunstancias ricas en desafíos y en posibilidades nuevas.

43 Pasamos de una sociedad elitista a una sociedad de masas y democrática; de una sociedad cerrada y estática a una sociedad dinámica y abierta; de una realidad monolítica a una realidad pluralista. Estamos pasando de una concepción abstracta a una concepción concreta y existencial; desde lo rígidamente institucional a la libertad-comunión; de fa norma al criterio; de la imposición a la opción; de la ideología a los valores; de la seguridad a la búsqueda; de la observancia a la creatividad; de la sumisión a la responsabilidad; de la integración al inconformismo social...

44 Esta cultura universal está marcada por “la poderosa y casi irresistible aspiración de los pueblos a la liberación, fenómeno amplio, pero vivido bajo formas y en grados diferentes, según los pueblos”[2]. Junto con ello hay una “profunda aspiración de los pueblos a la justicia”[3] y una tendencia humanizadora, llena de signos de esperanza”[4]

45 La sociedad actual está enmarcada por una ambivalencia dialéctica, donde coexisten el bien y el mal; la opulencia y la miseria; la sociedad post-industrial, que avanza a grandes pasos, y pedazos de humanidad en verdadero atraso tecnológico... La persona es exaltada y humillada a la vez; la paz es más anhelada que nunca; y el mundo está marcado por el más alto grado de conflictividad”[5].

46 Hay un divorcio entre el Evangelio y la cultura de hoy; un divorcio entre la fe y la historia. Ese es el mayor drama de nuestro tiempo”[6]. Una expresión de este divorcio ético-cultural es la pobreza e injusticia de inmensos sectores de la humanidad, generada por la interdependencia universal[7], en la que juega un papel definitivo la cultura dominante, ya que el mal del mundo está menos en el acaparamiento de los bienes “que en la falta de fraternidad entre los hombres y los pueblos”[8]. Es más: vivimos una cultura insolidaria, que, además, es una cultura materialista, secularista, agnóstica, economicista y consumista”[9], la cultura del tener y del poder. Es éste el subconsciente cultural de pecado, que legitima y mantiene las estructuras y la cultura de pecado.

47 - Situación pastoral. En una Iglesia en proceso de renovación, más misionera y dinámica, donde los laicos, hombres y mujeres, asumen sus propias responsabilidades y derechos, y donde los obispos viven la colegialidad y se experimenta a todos los niveles la comunión y participación, se da, sin embargo, el divorcio fe-vida, fe-Iglesia, fe-sacramentos, fe-compromiso  liberador. Millones de bautizados no son cristianos efectivos, no “conocen” a Dios, como en el inicio del MCC.

48 Finalmente, se nota una insuficiencia de estructuras pastorales y una inadecuación de formas de evangelización para responder a la compleja realidad religiosa de hoy.

[1] “Sabemos que los cursillos son algo vivo y con el tiempo se abrirán nuevos panoramas y mejores matices de los que hoy ofrecemos. Por ello el libro irá creciendo como la vida misma; y hacer definitivo lo que hoy es oportuno sería ir contra la constante progresión de la historia y de la perenne vitalidad del Espíritu”; Vertebración, 9.
[2] LN, 1,1; Cf. EN,30. / [3] LN, 2,4. / [4] RH, 13-17. / [5] ChL, 6.
[6] EN,20. / [7] SRS, 39; Puebla, 427. / [8] PP, 66; Puebla, 421-428.
[9] LE, 7.

 

410 Quienes tienen responsabilidades políticas no deben olvidar o subestimar la dimensión moral de la representación, que consiste en el compromiso de compartir el destino del pueblo y en buscar soluciones a los problemas sociales. En esta perspectiva, una autoridad responsable significa también una autoridad ejercida mediante el recurso de las virtudes que favorecen la práctica del poder con espíritu de servicio[1] (paciencia, modestia, moderación, caridad, generosidad): una autoridad ejercida por personas capaces de asumir auténticamente como finalidad de su actuación el bien común y no el prestigio o el logro de ventajas personales.

 

Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia. Pontificio Consejo “Justicia y Paz”[1] Cf. Juan Pablo II, Exh. Ap. Christifideles Laici, 42: AAS 81 (1989) 472-476.

San Agustín Nº 205 Arequipa. Teléfono 51.54-218878 Arequipa-Perú
e-mail: cgomez@star.co.pe