Año II - N° 012
Arequipa, abril 2006

 

 

TODO SUCEDIÓ
AL AMANECER

Al amanecer del primer día de la semana, las mujeres regresaron del sepulcro excitadísimas.

No sabían si lo que comunicaban a los discípulos era una alucinación, fantasía o la noticia gozosa que se les había encargado transmitir a los discípulos.

Ellas fueron las primeras que trajeron tímidos rayos de luz en medio de tanta oscuridad de cenáculo.

La confusión era grande. La pasión y la muerte de Jesús los había golpeado tan fuertemente que los dejó desconsolados, decepcionados y aturdidos.

Estaban escuchando a las mujeres que les decían que "el sepulcro estaba vacío", que unos "ángeles les habían hablado", que "Jesús no estaba allí, que había resucitado", que tenían que "ir a Galilea y allí verían al Maestro".

Siempre nos sucede lo mismo: ante noticias muy agradables y sorpresivas, pero aún confusas, deseamos vehementemente que sean ciertas, pero tenemos miedo, un miedo visceral que no lo sean.

 

Exactamente ésta era la situación del grupo de los amigos de Jesús.

Poco a poco iban llegando más noticias (¡ya no eran solo de mujeres, siempre difíciles de creer!); la luz iba ahuyentando la oscuridad y se iba centrando intensamente en ese lugar de la mesa en el que Jesús estuvo sentado en la última cena.

¡Y LA LUZ "SE HIZO CARNE"! Él había resucitado al tercer día, como se lo había anunciado, y estaba en medio de ellos. ¡ALELUYA!

Desde entonces, aquellos hombres y aquellas mujeres, fueron los testigos privilegiados del VIVIENTE, y, a pesar de las dificultades y contrariedades, anunciaron con pasión, hasta dar la vida, la misma buena nueva de aquel "amanecer del primer día de la semana".

Hay muchas pasiones y muertes en nuestro diario vivir.

Las páginas de nuestra historia personal, familiar, nacional... están llenas de decepciones, tristezas, aturdimientos...

¡Densa oscuridad en nuestros amaneceres del primero, segundo..., décimo primer... día!

¡Ha llegado la buena noticia: JESÚS HA RESUCITADO ayer, hoy, mañana y siempre!

Levantemos "hoy" el corazón y tengámoslo "siempre" levantado porque desde "ayer" ¡nuestro CRISTO, EL SEÑOR VIVE!

Y desde "mañana" gritaremos llenos de entusiasmo: ¡ALELUYA, JESÚS HA VENCIDO al mundo, al pecado y la muerte!. ALELUYA!

Nosotros, como los discípulos, a pesar de nuestras grandes o pequeñas tribulaciones, nos lanzamos a la calle para dar testimonio de nuestra fe en el RESUCITADO.

¡Feliz Pascua de Resurrección!
              
                       Manolo s.j.

Una invitación
al cambio …

 

No se si a ustedes, pero lo cierto es que a mi si, a veces, me entran unas ganas incontenibles de patear el tablero y mandar todo a rodar… Qué extraños son en realidad los tiempos que vivimos, tiempos de polarizaciones extremas, pobres contra ricos, trabajadores contra empleadores, peruanos contra …peruanos.

 

Seguimos sin creer en nada y en nadie, y frente a la duda … pensamos y aconsejamos a otros (equivocadamente, por cierto) que hay que votar en contra.

 

Lamentablemente años de miseria, de políticos corruptos, de mentiras, incumplimiento de promesas, … nos han convertido en un pueblo desconfiado e incrédulo.

 

Y somos nosotros, los cristianos que  llamados por el Señor Jesús a vivir la experiencia del nacimiento a una nueva vida, a la construcción del Reino en nuestras realidades temporales, los que le dijimos que podía contar con nosotros, los primeros, muchas veces, en sembrar la desesperanza.

 

Judas traicionó a Jesús, porque se dejo llevar por la desesperación, porque perdió la confianza en El, perdió la fe y pensó que ya nada tenía solución, que todo estaba perdido. Y, aquel proyecto que él declaró perdido, ha sobrevivido más de dos mil años, sigue vigente y seguirá vigente a pesar de nuestra desesperanza, y de nuestra poca fe.

 

Este panorama de muerte no puede seguir marcando nuestra vida, CRISTO HA VENCIDO A LA MUERTE, y nosotros somos los mensajeros de esa buena nueva… y el Evangelio tiene que ser anunciado con alegría.

 

¡Basta ya! El Señor ha pasado por nuestras vidas y nos invita a asumir una nueva actitud a pesar de nuestra miseria y de la miseria de la realidad que nos rodea, Cristo nos invita al cambio, nos invita a invocar al ESPÍRITU y trabajar bajo su inspiración para renovar la faz de la Tierra.

 

 Carlos E. Gómez de la Torre. R.

 

IFMCC:

 

3. SU PORQUE ACTUAL.

1.       El punto de partida

 

35 El porque histórico no pretende ser una historia sagrada para memorizar o repetir. Muy por el contrario, esa historia es maestra de vida que nos ayuda a comprender lo que hoy somos y el por qué de nuestro aquí y ahora; nos ayuda a precisar nuestra identidad colectiva y a eclesializar el MCC.

36 La historia inicial es también sólo un punto de partida de realizaciones más plenas, escritas para impulsar en nosotros un juicio crítico, y orientadas hacia la posibilidad de construir lúcidamente el MCC que queremos ser: un movimiento siempre respuesta eficaz al momento que se viva.

37 Fiel al método inductivo, el MCC debe reflexionar permanentemente sobre la realidad y, con ello, enriquecer su Mentalidad, sin perder su identidad. Para ello, la Mentalidad ofrece dos servicios al MCC:

a) La Mentalidad es el principio de su identidad, aquello que le permite hacer cosas diferentes con idéntico porqué; y aquello que advierte cuándo se hace lo mismo con Mentalidad diferente. La Mentalidad es lo que permite el trasvase del MCC, sin que éste pierda su identidad.

b) La Mentalidad es, al mismo tiempo, principio de su evolución.

38 Como consecuencia de ello:

- El porqué actual no significa una ruptura con el pasado, sino su crecimiento y madurez[1].

- La actualización del MCC viene impuesta por la propia riqueza de sus criterios fundamentales, por las exigencias de los tiempos nuevos y por los nuevos ámbitos humanos, a los que va llegando.

- En el MCC, la unidad se constituye dentro de la pluralidad, lo que quiere decir que en el MCC se da más importancia a la Mentalidad y a las personas, que al método; a los criterios fundamentales, que a los modos concretos.

 

2.       La realidad actual

39  -Fe y realidad social. La realidad religiosa de cada hombre concreto está condicionada y/o posibilitada por un marco socio-cultural, realidad circundante, que influye y orienta a las personas en su manera de pensar y de obrar. Esta realidad influye también sobre la Iglesia misma, en sus estructuras, en sus convicciones, en sus opciones vitales y en sus acciones pastorales; y aun sobre el mismo hecho religioso en su calidad de vivencia personal y comunitaria de la fe. Por tanto, sin conocer estas realidades, es difícil conocer al hombre; y, sin asumirlas, es difícil iluminarlo con la fe y acompañarlo en su camino hacia lo trascendental.

40  Se trata, pues, de que el MCC lea, con mirada evangélica, el “cada hoy” de la historia, realidad que será siempre diferente, y de que recuerde que lo que se busca es conocer y evangelizar al hombre concreto de “cada hoy”, no al hombre del pasado, ni al hombre abstracto, que debiera ser cada hombre.

41  -Lectura evangélica de la realidad actual. Nuestro hoy está marcado por una característica definitiva: un cambio general, acelerado y profundo. En consecuencia, es tiempo esencialmente transitorio y provisional. Por tanto, su lectura no se puede convertir en punto de partida definitivo, ni admite generalizaciones indebidas (Cf.ChL, 3).

[1] “sabemos que los cursillos son algo vivo y que con el tiempo se abrirán nuevos panoramas y mejores matices de los que hoy ofrecemos. Por ello el libro irá creciendo como la vida misma; y hacer definitivo lo que hoy es oportuno sería ir contra la constante progresión de la historia y de la perenne vitalidad del Espíritu”; Vertebración, 9.
 

COMPROMISO ÉTICO
POR EL PERÚ

La política es una obra colectiva: todos y cada uno tiene el derecho y el deber de participar en ella, cada uno desde su situación y vocación particular.

Los Obispos del Perú, desde nuestra misión de Pastores, queremos ofrecer algunas orientaciones de carácter ético para que tanto los electores como los propios candidatos asuman sus compromisos ciudadanos con madura reflexión y responsabilidad patriótica.

Buscar la justicia y el bien común:
Son grandes los problemas que afectan en la actualidad a nuestro pueblo: enormes diferencias regionales y sociales, la política de población, la pobreza persistente, (el 51.6% de los peruanos viven en pobreza y el 19.2% en pobreza extrema), las excesivas desigualdades económicas y culturales, el desempleo, la migración creciente, la corrupción, la violencia social, el problema de la coca y el narcotráfico, agresión al medio ambiente, la debilidad de las instituciones democráticas, la inestabilidad jurídica, el relativismo ético.

El bien común exige un desarrollo humano integral y sostenido.  Razones históricas y políticas erradas han dejado grandes sectores geográficos y humanos al margen del desarrollo en un mundo globalizado.

Es obligación de los políticos y gobernantes responder con programas eficaces y adecuados a las necesidades más sentidas de sus conciudadanos, particularmente los más pobres y excluidos, dinamizando el potencial de desarrollo que ellos mismos tienen.

Responsabilidad de los electores:
Acudir a las urnas es un derecho, pero también un deber, pues es la forma como los ciudadanos expresan en conciencia su opción política y participan responsablemente a través del voto en el futuro del país.

El voto exige reflexión y voluntad sincera de buscar lo mejor para el bien del país.  Debe ser, por tanto, un voto responsable, consciente y maduro, después de una correcta información y un discernimiento objetivo y serio.

Consideramos básicos los siguientes valores éticos:
El respeto y la garantía de los derechos fundamentales e inviolables de la persona humana, a cuyo bien han de subordinarse siempre la política, la economía y el desarrollo integral de los pueblos.

El respeto y garantía de los derechos fundamentales de la familia, célula natural y básica de la sociedad, y la defensa de la vida desde la concepción hasta su fin natural.  En consecuencia debe ser rechazado el aborto, la eutanasia, y todo lo que implica la muerte de seres humanos ya concebidos.

El respeto y la garantía de los valores esenciales de una sociedad libre, justa y democrática, en la que se garanticen los derechos de todos y de cada uno de los ciudadanos.

Responsabilidad de los candidatos y fuerzas políticas:
''En el sistema democrático, la autoridad política es responsable ante el pueblo.  Los organismos representativos deben estar sometidos a un efectivo control por parte del cuerpo social.  Este control es posible ante todo mediante elecciones libres, que permitan la elección y también la sustitución de los representantes''  (Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, 408).

Es indispensable para los ciudadanos escuchar y confrontar distintas posiciones de los candidatos con el debido respeto mutuo.  Los candidatos y las fuerzas políticas deben presentar y sustentar sus ideas y propuestas de gobierno con sinceridad y objetividad sobre: los derechos humanos, la democracia real, los valores éticos y sociales, el uso de los recursos públicos, la pobreza, el desempleo, el narcotráfico.  Deberán especialmente incluir en sus planes de gobierno políticas concretas de los servicios de educación, salud y vivienda.

El Perú reclama de los candidatos un compromiso ético y una clara voluntad política en la lucha frontal contra la corrupción que ha atravesado nuestras instituciones afectando nuestra moral y ética pública.

Campaña electoral:
La campaña electoral debe ser limpia, con dignidad y contenido.  Debe hacerse con el debido respeto a la vida privada.

Deben evitarse insultos y agravios; de igual forma las acusaciones con poco o sin ningún fundamento, las amenazas a las personas y a sus bienes, la superficialidad en el tratamiento de los verdaderos problemas del país.  Se impone un diálogo alturado sobre temas de fondo, prevaleciendo la verdad, la justicia y la caridad.

El Perú nos convoca y nos necesita:
Hay mucha gente buena, sacrificada y admirable a lo largo y ancho de nuestra geografía tan variada, rica y diversa.  Gente trabajadora en el campo y en la ciudad, gente humilde y honesta, generosa y solidaria que está buscando perseverantemente la reconciliación nacional.

Muchos de nuestros hermanos y hermanas peruanos, -más de dos millones-, han tenido que emigrar sacrificándolo todo pensando en su familia y en sus hijos.  Ellos están aportando con su trabajo al bienestar de otros pueblos más desarrollados y contribuyendo al sostenimiento de la familia que dejaron en tierra peruana con el aporte generoso de sus remesas.

Miles de peruanos ejercerán su derecho y deber ciudadano en la elección de los nuevos gobernantes del Perú.  Esta es una realidad que los candidatos no han considerado especialmente en sus planes y programas de gobierno.

Es el momento de alentar la confianza y la fe en nosotros mismos, en nuestro pueblo, en nuestras instituciones.  Todos somos responsables del bien común.  Todos debemos ser generosos y solidarios, todos diligentes y cumplidores de nuestros deberes.  Todos tenemos que contribuir personal y colectivamente a la transformación y regeneración moral de nuestra patria.

 

LOS OBISPOS DEL PERÚ

 

 VARIOS:

1169 Por ello, la Pascua no es simplemente una fiesta entre otras: es la “Fiesta de las fiestas”, “Solemnidad de las solemnidades”, como la eucaristía es el sacramento de los sacramentos (el gran sacramento). San Anastasio la llama “el gran domingo” (Ep.fest.329), así como la Semana Santa es llamada en Oriente “La Gran Semana”. El Misterio de la resurrección, en el cual Cristo ha aplastado a la muerte, penetra en nuestro viejo tiempo con su poderosa energía, hasta que todo lo esté sometido.

1340 Al celebrar la última cena con sus apóstoles en el transcurso del banquete pascual, Jesús dio su sentido definitivo a la pascua judía. En efecto, el paso de Jesús a su Padre por su muerte y su resurrección, la Pascua nueva, es anticipada en la Cena y celebrada en la eucaristía que da cumplimiento a la pascua judía y anticipa la Pascual final de la Iglesia en la gloria del Reino.

 

Catecismo de la Iglesia Católica.

«Acerca del Evangelio
de Judas»

Los medios de comunicación social han dado a conocer en estos días la publicación de un antiguo texto manuscrito encontrado en Suiza en 1983, en idioma copto y que correspondería a un supuesto «Evangelio de Judas». Con la intención de aclarar dudas y responder a muchas interrogantes, resulta interesante y oportuno entregar algunas orientaciones. Nos ayudará una reciente entrevista al P. Thomas D. Williams, Decano de la Facultad de Teología de la Universidad Regina Apostolorum de Roma (Zenit, 6 de abril de 2006) y un artículo de opinión del sacerdote chileno P. Samuel Fernández, Decano de la Facultad de Teología de la Universidad Católica de Chile (http://www.iglesia.cl).

I.Evangelios Apócrifos

" El texto pareciera estar fechado entre el siglo IV y el siglo V, es decir, unos 300 ó 400 años después de la vida de Jesús. Es imposible, por lo tanto, que sea Judas su autor directo, sino que puede tratarse de una copia del «Evangelio de Judas», citado por San Ireneo de Lyon hacia el año 180." Fue redactado por la secta gnóstica de los Cainitas y presenta a Judas Iscariote de una manera positiva, como un personaje que sólo obedeció una supuesta orden divina de entregar a Jesús para que pudiera cumplirse la obra de salvación.

" Siempre se supo de la existencia de Evangelios Apócrifos, es decir, no inspirados porque no contienen la verdad acerca de la Revelación de Dios y su deseo de salvación para la humanidad y desde siempre fueron rechazados por el conjunto de la comunidad cristiana porque son incompatibles con la fe.

" La Iglesia nunca ha ocultado o negado la existencia de estos documentos. Al contrario, estos textos han sido publicados y están editados en muchas editoriales a través del mundo entero, como la Biblioteca de Autores Cristianos (BAC) o la Editorial Ciudad Nueva, entre otras.

" Los Evangelios Apócrifos no son reconocidos como inspirados por Dios porque simplemente buscaban satisfacer la curiosidad de algunos, o contenían leyendas fantasiosas respecto a Jesús, o explicaban opiniones particulares de algunos grupos religiosos acerca de Cristo. No buscaban la verdad más profunda sobre Dios y su obra salvadora.

" Algunos de estos Evangelios Apócrifos pertenecen a sectas gnósticas, como la de los Cainitas, cuyo propósito principal era reivindicar figuras del Antiguo y del Nuevo Testamento que cayeron en la maldad, como Caín (que mató a su hermano Abel) y como Judas (que traicionó a Jesús). Los gnósticos pretendían que la salvación se logra sólo por el conocimiento que tengamos de Dios, no por obra del amor y de la misericordia de Dios, que envió a su Hijo Jesús al mundo.

II. Diferencias entre cristianos y gnósticos

" La principal diferencia entre los gnósticos y los cristianos radica en su concepción acerca del origen del mal en el mundo. Los cristianos creemos en un Dios bueno que ha creado un mundo bueno. Los gnósticos creen en un Dios que ha creado el mal y ha creado al mundo de manera desordenada.

" Los cristianos creemos que la maldad nace a partir del mal ejercicio de la libertad con la que Dios nos ha creado, porque Dios siempre respeta nuestra libertad. Los gnósticos afirman que Dios quiere el mal en el mundo y por eso se explica la acción de los hombres malos, como Caín o Judas.

" Dios conoce todas nuestras intenciones, incluso los errores, pecados y decisiones equivocadas. A veces se vale de ellas para obtener un bien en su plan providencial para el hombre.

Asumiendo estas orientaciones y aclaraciones, podemos entender de mejor manera lo que puede representar un texto como el que comentamos y cómo ello no afecta en nada la fe y la doctrina católica. Así, podemos responder algunas otras interrogantes.

III. El drama de Judas

" ¿Cómo podemos entender el papel y la persona de Judas Iscariote? Judas fue, como todos los demás seres humanos, un hombre creado con el atributo de la libertad. No se puede decir que Dios buscó que Judas cayera en el mal y se viera obligado a cumplir un rol histórico ya determinado, como una opción fatalista a la que no podía sustraerse de ninguna manera. No nació con el sello de una condena fatal. Judas usó su libertad para hacer el mal.

" ¿Podemos saber si Judas se salvó o se condenó? La Iglesia, a través de los procesos de beatificación y de canonización de una persona, puede tener la absoluta certeza de la santidad de alguien y de que esa persona goza de la presencia eterna ante Dios, que ha practicado las virtudes cristianas y merece la gloria de Dios y la salvación eterna. Pero no puede tener la certeza absoluta de una condena eterna y de que alguna persona esté en esa condición. Ni siquiera respecto a Judas. Lo que la fe siempre ha manifestado es la inmensa bondad y misericordia de Dios. Sólo Dios conoce el destino de las personas. Cualquier ser humano puede arrepentirse de sus pecados y errores en el último momento de su existencia terrenal. El drama de Judas, más que la gravedad de su pecado en sí, fue su falta de esperanza, el hecho de cerrarse en sí mismo, en vez de reconocer su falta, llorar su pecado y volver al amor de Dios, como lo hizo, por ejemplo, el Apóstol Pedro.

" ¿Por qué despiertan tanto interés temas o libros como el «Evangelio de Judas» u otros similares? La obra musical «Jesucristo Superestrella» y algunos ejemplos de la literatura reciente nos muestran una figura de Judas que podríamos llamar «simpática» o «benevolente» respecto a este personaje. Ello llama la atención y es una invitación a que ese tratamiento de la persona redunde en éxitos mediáticos y comerciales, en una perspectiva sociológica, comunicacional o de la propia psicología humana.

IV. Jesús, Único Salvador de la Historia

" ¿Cuál es la única fuente segura para conocer la obra, las acciones y la enseñanza de Jesús? Sólo los Evangelios son considerados como obras inspiradas por Dios y se les reconoce una autoridad especial. Nos referimos a los textos de Marcos, Mateo, Lucas y Juan. Son libros canónicos, reconocidos por el mismo pueblo fiel desde los inicios del cristianismo y luego por la autoridad de la Iglesia. Su mérito consiste en su antigüedad, en la autoridad de quienes los redactaron y que sus escritos se basan en el testimonio de testigos directos de su obra; testigos de su enseñanza, sus milagros, la condena, la muerte, la sepultura y la misma resurrección de Jesús. Mientras más tardíos sean algunos escritos, más dudosa se vuelve la autenticidad y fidelidad de la transmisión de estos hechos hasta nuestros días. El Nuevo Testamento en su conjunto refleja la plena seguridad en esta autenticidad y fidelidad.

" ¿Por qué la Obra y la Persona de Jesús resultan tan atrayentes, incluso para los que no creen en El? El sensacionalismo y la supuesta revelación de datos que contradicen lo esencial de la fe en Jesucristo ha sido un tema de todos los tiempos, no sólo de ahora. Hoy se habla del «Evangelio de Judas». Después se hablará de otro texto, de otro descubrimiento o de otras fantasías u opiniones particulares de grupos sectarios. Pero resulta muy significativo y hasta emocionante que la Persona de Jesús, el Redentor y Salvador de la humanidad, sea motivo de una «profunda fascinación», incluso para aquellos que no creen en Él, lo rechazan o tratan de desprestigiar su figura y su mensaje. Jesús a nadie deja indiferente. Para los que tenemos el don de la fe, es el Único - no hay otro - Salvador de la Historia.

" ¿Qué hemos de hacer los discípulos de Cristo? Renovar nuestra fe y nuestro amor a Jesús Redentor de la humanidad. Profundizar el fundamento histórico de nuestra fe cristiana, para no dejarnos sorprender por falsificadores de todo tipo como ya nos advierte la Santa Escritura: «Tengan cuidado de los falsos profetas» (Mt. 7, 15)

+ Alejandro Goic Karmelic
Obispo de Rancagua
Presidente de la Conferencia Episcopal
de Chile

Nota. Este articulo es una reproducción de ZENIT

 

INTENDENCIAS:


Por los cursillos del 20 al 23 de Abril.

N° 95 de varones,  Salta, Argentina.

N° 141 de mujeres, Brodowiski –SP, Brasil

N° 87, de varones, Dourados MS, Brasil.

N° 38, de varones, Federico Westphalen – RS, Brasil

N° 102, Jacarezzinho PR, Brasil.

N° 4, de jóvenes, Lajedo PE, Brasil.

N° 69, de varones, Paranavai PR, Brasil.

N° 60, de varones, Recife PE, Brasil.

N° 69, varones, Toledo PR, Brasil.

N° 19, Unaí MG, Brasil.

N° 22, varones, Uniao da Vitoria PR, Brasil.

N° 130, de mujeres, Hyacinthe – QC, Canadá.

N° 174, mixto, Nicolet, Canadá.

N° 185, varones, St. Jerome –QC, Canadá.

N° 326, mixto, Saragoza, España.

N° 5, varones, Belflower, Ca. EEUU.

N° 292, de mujeres, San Lorenzo CA. EEUU.

N° 269, de mujeres, Leon –Gto. Mexico.

N° 205, de mujeres, Lima.

 

CASA DE CURSILLOS

HORARIO DE MISAS:

LUNES Y MIÉRCOLES:
 7:30 pm.

VIERNES: 7:00 pm.

 

 

COLABORACIONES:       


Envía tu colaboración al  boletín al correo que aparece al pié de página o déjala por secretaría del MCC.

Toda colaboración para ser publicada deberá llevar el nombre del autor, su e-mail o dirección y número de teléfono.

El Secretariado del MCC-Arequipa se reserva el derecho de publicar las colaboraciones.

 

Ayuda al mantenimiento de  nuestra casa:
aporta S/.1.00

 

Claro que una mayor colaboración nos permitirá un mejor cumpli-miento de nuestras obligaciones: luz, agua, teléfono, arbitrios muni-cipales, impuesto al patrimonio predial, mantenimiento de la casa etc…

San Agustín Nº 205 Arequipa. Teléfono 51.54-218878 Arequipa-Perú
e-mail: cgomez@star.co.pe