Año II - N° 17
Arequipa septiembre 2006

 

 

El que no está contra nosotros, está a favor nuestro"  (Mc. 9,37-47)

Marcos cuenta cómo había gente que en nombre de Jesús, e inspirados por un amor desinteresado, curaban y
expulsaban malos espíritus.

Los discípulos se sintieron incómodos porque pensaban que ese trabajo era exclusivo de Jesús y los suyos, que eran ellos.  

Tiene el Señor que hacerles comprender que quien ama de verdad a los demás, está con Él, a favor de Él, dentro de Él.

Hay muchos "cristianos anónimos", así los llamamos hoy.

Muchos que acompañan la soledad de los ancianos; que llenan, sentados en una banca de la Plaza de Armas, con una máquina de escribir gastada y vieja, un documento para el ciego o el ignorante;
que suavizan el sufrimiento de otros colocándose junto a ellos;
que perdonan generosamente renunciando a la venganza o
al resentimiento;
que luchan por mejorar la sociedad, la educación, la salud;
que trabajan por la  justicia, la concordia (= unión de corazones) y la paz...

Todos ellos tienen rostro y nombre propio. Todos ellos son retazos del Evangelio de Jesús, de su "buena noticia" en el mundo de hoy.

Y nosotros que nos reunimos acá en el nombre de Jesús,
que oramos al Padre con filial confianza,
que escuchamos su Palabra,
que nos alimentamos con el Pan de la Vida...
¿nosotros somos la "buena noticia" de Jesús?

Nuestra familia,
los vecinos,
nuestros amigos y compañeros de trabajo,
todas las personas que hoy, mañana o cualquier día se
crucen en nuestra vida,
sean judíos, protestantes, musulmanes; blancos, negros o amarillos;
ricos o pobres; enfermos o sanos...
¿descubrirán en nuestros rostros, nuestra mirada, nuestras manos y nuestro corazón la "BUENA NOTICIA de JESÚS?

El Señor espera nuestra respuesta sincera y seriamente
comprometida …

     Manolo s.j.

¡Viva la solidaridad de los gobernantes del mundo libre…!

 

Con motivo de un discurso académico que nuestro santo Padre Benedicto XVI, pronunció en una universidad de Alemania, rechazando la violencia en cualquiera de las formas que ésta se ejerza, citó al  emperador bizantino  Manuel II Paleólogo, año 1391, para demostrar que la difusión de la fe por medio de la violencia es irracional, y si es irracional no puede provenir de la voluntad de Dios.

La versión periodística que, irresponsablemente sacó de contexto la cita del Santo Padre, ha dado lugar a una amenaza de “guerra santa”, por parte de ciertos líderes musulmanes, que no solo se han indignado por las palabras del Papa, sino que lo han insultado, caricaturizado, han quemado su imagen, y lo que es más grave, han amenazado con realizar actos de violencia no solo en Roma, sino en cualquier ciudad del mundo católico.

Aunque parezca irracional, esto lo entiendo, justamente es la actitud que el Santo Padre, rechaza en su discurso, y que corresponde a  la violencia de los fanáticos, que en nombre de Dios, hacen daño, y que se sienten plenamente justificados para hacerlo.

Lo que no entiendo, es que frente a la amenaza desmedida lanzada por estos fanáticos, no solo a un mandatario de una nación reconocida en el ámbito de la Naciones Unidas, sino que además es una amenaza a todas y cada una de las naciones en las que practica la fe católica, que son una gran mayoría en todo el mundo, ni un solo de los gobernantes haya salido a manifestar su rechazo a la amenaza y su apoyo al gobernante amenazado.

Preocupa realmente esta falta de reacción. Qué pronto se toman acuerdos para sancionar a determinados países que no se alinean a los intereses de los grandes capitalistas, o ¿es que ya no sirven los principios y enunciados de la declaración de los derechos humanos?, ¿ya no sirve el estatuto de la Naciones Unidas?, ¿los pactos?, ¿los convenios? …

Gracias a Dios, que por lo menos nuestro presidente el SR. Alan García, ha expresado su solidaridad con el Santo Padre, esperemos que el ejemplo arrastre, para poder decir no con sorna sino con esperanza ¡VIVA LA SOLIDARIDAD DE LOS GOBERNANTES DEL MUNDO LIBRE!

 

Carlos E. Gómez de la Torre. R.

 

«Fe, razón y universidad. Recuerdos y reflexiones»

¡Ilustres señores, gentiles señoras!

Para mí es un momento emocionante estar nuevamente en la cátedra de la universidad y poder impartir una vez más una lección. Mi pensamiento vuelve a aquellos años en los que, tras un hermoso periodo en el Instituto Superior de Freising, inicié mi actividad de profesor académico en la Universidad de Bonn. En el año 1959 se vivían todavía los viejos tiempos de la universidad en que había profesores ordinarios. Para las cátedras individuales no existían ni asistentes ni dactilógrafos, pero en compensación se daba un contacto muy directo con los estudiantes y sobre todo entre los profesores.

Se daban encuentros antes y después de las lecciones en los cuartos de los docentes. Los contactos con los historiadores, los filósofos, los filólogos y también entre las dos facultades teológicas eran muy cercanos. Una vez al semestre había un «dies academicus», en el que los profesores de todas las facultades se presentaban delante de los estudiantes de toda la universidad, haciendo posible una verdadera experiencia de «universitas» --algo a lo que también ha aludido usted, señor rector, hace poco--: el hecho que nosotros, a pesar de todas las especializaciones, que a veces nos impiden comunicamos entre nosotros, formamos un todo y trabajamos en el todo de la única razón con sus diferentes dimensiones --estando así juntos también en la común responsabilidad por el recto uso de la razón--, hacía que se tratase de una experiencia viva. La universidad, sin duda, estaba orgullosa también de sus dos facultades teológicas. Estaba claro que también ellas, interrogándose sobre la racionalidad de la fe, desarrollan un trabajo que necesariamente forma parte del «todo» de la «universitas scientiarum», aunque no todos podían compartir la fe, por cuya correlación con la razón común se esfuerzan los teólogos. Esta cohesión interior en el cosmos de la razón tampoco quedó perturbada cuando se supo que uno de los colegas había dicho que en nuestra universidad había algo extraño: dos facultades que se ocupaban de algo que no existía: Dios. En el conjunto de la universidad era una convicción indiscutida el hecho de que incluso frente a un escepticismo así de radical seguía siendo necesario y razonable interrogarse sobre Dios por medio de la razón y en el contexto de la tradición de la fe cristiana.

Me acordé de todo esto cuando recientemente leí la parte editada por el profesor Theodore Khoury (Münster) del diálogo que el docto emperador bizantino Manuel II Paleólogo, tal vez durante el invierno del 1391 en Ankara, mantuvo con un persa culto sobre el cristianismo y el islam, y la verdad de ambos. Fue probablemente el mismo emperador quien anotó, durante el asedio de Constantinopla entre 1394 y 1402, este diálogo. De este modo se explica el que sus razonamientos son reportados con mucho más detalle que las respuestas del erudito persa. El diálogo afronta el ámbito de las estructuras de la fe contenidas en la Biblia y en el Corán y se detiene sobre todo en la imagen de Dios y del hombre, pero necesariamente también en la relación entre las «tres Leyes» o tres órdenes de vida: Antiguo Testamento, Nuevo Testamento, Corán. Quisiera tocar en esta conferencia un solo argumento --más que nada marginal en la estructura del diálogo-- que, en el contexto del tema «fe y razón» me ha fascinado y que servirá como punto de partida para mis reflexiones sobre este tema.

En el séptimo coloquio (controversia) editado por el profesor Khoury, el emperador toca el tema de la «yihad» (guerra santa). Seguramente el emperador sabía que en la sura 2,256 está escrito: «Ninguna constricción en las cosas de la fe». Es una de las suras del periodo inicial en el que Mahoma mismo aún no tenía poder y estaba amenazado. Pero, naturalmente, el emperador conocía también las disposiciones, desarrolladas sucesivamente y fijadas en el Corán, acerca de la guerra santa. Sin detenerse en los particulares, como la diferencia de trato entre los que poseen el «Libro» y los «incrédulos», de manera sorprendentemente brusca se dirige a su interlocutor simplemente con la pregunta central sobre la relación entre religión y violencia, en general, diciendo: «Muéstrame también aquello que Mahoma ha traído de nuevo, y encontrarás solamente cosas malvadas e inhumanas, como su directiva de difundir por medio de la espada la fe que él predicaba». El emperador explica así minuciosamente las razones por las cuales la difusión de la fe mediante la violencia es algo irracional. La violencia está en contraste con la naturaleza de Dios y la naturaleza del alma. «Dios no goza con la sangre; no actuar según la razón es contrario a la naturaleza de Dios. La fe es fruto del alma, no del cuerpo. Por lo tanto, quien quiere llevar a otra persona a la fe necesita la capacidad de hablar bien y de razonar correctamente, y no recurrir a la violencia ni a las  amenazas... Para convencer a un alma razonable no hay que recurrir a los músculos ni a instrumentos para golpear ni de ningún otro medio con el que se pueda amenazar a una persona de muerte...».

La afirmación decisiva en esta argumentación contra la conversión mediante la violencia es: no actuar según la razón es contrario a la naturaleza de Dios. El editor, Theodore Khoury, comenta que para el emperador, como buen bizantino educado en la filosofía griega, esta afirmación es evidente. Para la doctrina musulmana, en cambio, Dios es absolutamente trascendente. Su voluntad no está ligada a ninguna de nuestras categorías, incluso a la de la racionalidad. En este contexto Khoury cita una obra del conocido islamista francés R. Amaldez, quien revela que Ibh Hazn llega a decir que Dios no estaría condicionado ni siquiera por su misma palabra y que nada lo obligaría a revelamos la verdad. Si fuese su voluntad, el hombre debería practicar incluso la idolatría.

EXTRACTO DEL DISCURSO DE SU SANTIDAD BENEDICTO XVI EN LA UNIVERSIDAD DE RATISBONA (ALEMANIA) 12 de septiembre de 2006

 

QUINTO DÍA

Con mucho dolor, pero con gran esperanza,  les comunicamos que nuestra hermana Ivonne Estremadoyro de Samamé partió a la casa del Padre, cualquier ayuda para Marco y sus hijos, coordinarla con Ursula de Valencia

IFMCC:

 

2. LA FINALIDAD

 

l. Dificultades para la vida cristiana

 

106 Por ser movimiento de Iglesia, el MCC tiene el fin apostólico de la Iglesia. Y la Iglesia, nos decía Pablo VI, existe para evangelizar. Por tanto el MCC existe para evangelizar.

107 Podemos decir que la Iglesia evangeliza cuando lleva la Buena Nueva a los hombres y a los ambientes de la humanidad... y trata de convertir al mismo tiempo la conciencia personal y colectiva de los hombres, la actividad en la que ellos están comprometidos, su vida y ambiente concretos[1].

108 La finalidad inmediata de la evangelización es el cambio interior de cada hombre y de todos los hombres, o la conversión. Por eso la Iglesia anuncia a todos la posibilidad de reiniciar su vida humana de un modo nuevo; poniendo a Cristo como piedra angular, como molde definitivo, como norma de vida; así el hombre queda capacitado para unirse a Dios por Cristo, con Él y en Él.

109 Apoyándonos en imágenes bíblicas[2], podemos decir que la conversión es la renovación de la mente, y la búsqueda constante de Cristo, y la entrega generosa y siempre despierta a El, para asimilar su vida de un modo progresivo, hasta poder llegar a decir; vivo, pero no yo, es Cristo quien vive en mi (Gál 2, 20).

110 El hombre contemporáneo encuentra dificultades especiales para la aceptación del Evangelio. Por ejemplo: el secularismo, el bienestar económico y el consumismo, la mitificación de la técnica y de la ciencia, la exaltación del hombre hasta hacerlo dios de sí mismo y para sí mismo, el indiferentismo religioso y la poca significancia práctica de Dios para resolver los problemas de la vida, las espantosas situaciones de pobreza y miseria por las que pasa el mundo de hoy, el poder avasallador de las ideologías, el auge de las sectas, el descuido de los padres en la educación de sus hijos, la exposición inadecuada o ideológica de la fe cristiana, la manipulación política del mensaje evangélico, los defectos de la vida religiosa, moral y social de muchos cristianos...

Todas estas razones y muchas otras más justifican una evangelización que sea nueva en su ardor, en sus métodos, en su expresión[3].

111 En la definición del MCC queda formulada su finalidad con estas palabras: "Posibilitan la vivencia y la convivencia de lo Fundamental Cristiano, ayudan a descubrir y a realizar la vocaci6n personal y propician la creación de núcleos de cristianos, que vayan fermentando de Evangelio los ambientes".

112 Estas palabras nos describen cuatro aspectos o vertientes de la Finalidad del MCC:

a) posibilitar la vivencia y la convivencia de lo Fundamental Cristiano;

b) ayudar a descubrir y realizar la vocación personal, con respeto de la misma;

c) propiciar la creación de núcleos de cristianos; y

d) Fermentar de Evangelio los ambientes.

113 Cada uno de estos cuatro aspectos implica a los otros tres. Y cada uno complementa a los otros, de tal modo, que sólo es posible su separación desde un punto de vista teórico. Podríamos, incluso, resumirlos con estas palabras de Pablo VI: "Evangelizar significa para la Iglesia llevar la Buena Nueva a todos los ambientes de la humanidad y, con su influjo, transformar desde dentro, renovar, a la misma humanidad: He aquí que hago nuevas todas las cosas. Pero la verdad es que no hay humanidad nueva, si no hay, en primer lugar, hombres nuevos con la novedad del bautismo (Cf. Rom 6, 4) Y de la vida según el Evangelio (Cf. Ef 4, 23-24; Col 3, 9-10)" (EN, 18). Todo ello supone y exige la conversión del corazón del hombre -conciencia personal- y del corazón de los hombres o cultura -conciencia colectiva-, es decir: exige aceptar a Cristo con sus criterios de juicio, sus valores determinantes, sus puntos de interés, sus líneas de pensamiento y las fuentes inspiradoras y modelos de vida que ofrece en el Evangelio[4]:
Veamos cada una de estas cuatro vertientes o aspectos de la finalidad del MCC.

--------------

[1] EN, 18; AA, 20; ChL, 30.

[2] Cf. 1 Pe 2,5; Rom 8; Gal 4,5; Ef 4,22; 5,8; Jn 1, 12s; 3,3; 1 Jn 3,1.1

[3] Cf. Juan Pablo II, Discurso a los Obispos del CELAM, LOssRom, 9-3-83.

[4] Cf. EN, 18-19.

 

2214  “La paternidad divina es la fuente de la paternidad humana (cf. Ef 3, 14); es el fundamento de honor debido a los padres. El respeto de los hijos, menores o mayores de edad, hacia su padre y hacia su madre (cf. Pr 1, 8; Tb 4, 3-4), se nutre del afecto natural nacido del vínculo que nos une. Es exigido por el precepto divino (cf. Ex 20, 12).

 

Catecismo de la Iglesia Católica.

 

Varios:

INTENDENCIAS:

1.- PAZ EN CRISTO !!!

Queridos amigos y Comunidad cursillista :

Mallorca (España) os necesita.

Un grupo de dirigentes estará ayudando al Señor Jesucristo para que el grupo de mujeres que se han animado a asistir a un Cursillo logren el triple encuentro.

Se trata del cursillo Nº 137 de Mujeres de Mallorca. Se celebra en Son Fe (Alcudia-Mallorca) durante los días 28 Septbre a 1 de Octubre 2006.

Son necesarias vuestra Palanca y os lo pedimos con todo el cariño.

Que la Virgen del Detalle os cuide.

Saludos cordiales

Arsenio

arsen@telefonica.net
Siempre ... DE COLORES !!!

2. Cursillo de mujeres Nº 106, de la Diócesis de Lomas de Zamora, Argentina, del 28 al 01 de octubre palancaslomas@gmail.com

3. Cursillo de varones Nº 83, de la Diócesis de Resistencia, Chaco, Argentina, del 28 al 01 de octubre leilahamuy@arnet.com.ar resistencia@mccdeargentina.org.ar

4. Cursillo de varones Nº 52 de la Diócesis de Piura, Perú, del 28 al 01 de octubre mccpiura@yahoo.com jesusmccpiura@yahoo.com

5. Cursillo de varones, de la Diócesis de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, del 28 al 01 de octubre lmollinedo@nur.edu

6. Retiro de Profundización para varones, de la Diócesis de Chiclayo, Perú, del 29 al 01 de octubre exglader@hotmail.com

7. Cursillo Nacional de Dirigentes, de la Diócesis de Caracas, Venezuela, del 28 al 01 de octubre contramaestreo@telcel.net.ve

8. Ultreya Arquidiócesana, de Bogota Colombia, el 30 de setiembre cursillosbogota@yahoo.es

Nuestras oraciones por todos los cursillos que se realizan en esta primera quincena de Octubre en Brasil, México, Argentina, Colombia, Chile, Estados Unidos de Norteamérica, España y Perú, que nos han hecho llegar su pedidos de intendencias. 

 

Ayuda al mantenimiento de  nuestra casa:
aporta S/.1.00.

 

Claro que una mayor colaboración nos permitirá un mejor y más oportuno cumplimiento de nuestras obligaciones: luz, agua, teléfono, arbitrios municipales, impuesto al patrimonio predial, mantenimiento de la casa etc…

 

HORARIO DE MISAS:

LUNES Y MIÉRCOLES
7:30 pm.

VIERNES 7:00 pm.

 

COLABORACIONES:      

Envía tu colaboración al  boletín al correo que aparece al pié de página o déjala por secretaría del MCC.
Toda colaboración para ser publicada deberá llevar el nombre del autor, su e-mail o dirección y numero de teléfono.

El secretariado del MCC se reserva el derecho de publicar las colaboraciones.

Si tu colaboración está tomada de algún libro o revista, haz referencia  la fuente para respetar los derechos de autoría. Sin ese requisito no podrá ser incluida en el boletín.

 

En la Casa de Cursillos

Hermanos estando a un paso de realizar el Cuarto Encuentro Regional Sierra Sur, del 06 al 08 de Octubre, en Arequipa, solicitamos sus oraciones y nos hagan llegar sus intendencias al correo que aparece al pié de página.

 

ORACIÓN POR EL
IV ENCUENTRO REGIONAL
DEL SUR

Señor, Dios nuestro,
puestos en tu presencia,
te pedimos que perdones nuestros pecados
y nos des tu Gracia para dolernos de ellos…

Te pedimos que llenes nuestros corazones
con el fuego de tu Espíritu Santo,
para que en este Encuentro Regional del Sur,
trabajemos con fidelidad
a lo fundamental cristiano…

Derrama, Señor, Tu Gracia,
para que, como fruto de este
Encuentro Regional del Sur,
se vea robustecida la unidad,
mejorada nuestra formación
y se acreciente nuestro deseo
de santidad…

Ilumínanos, Señor, para crecer
en fraternidad , amándonos
unos a otros, como Tú nos amas;
comprendiéndonos,
como Tú nos comprendes.

Que siempre, Señor, como Tú,
busquemos hacer y hagamos
la voluntad del Padre…

María, Madre de Cristo y Madre nuestra,
intercede ante tu Divino Hijo,
para que nos asista con su Gracia
y podamos alcanzar en este Encuentro Regional del Sur
los frutos que la Iglesia espera…

San Pablo, patrón del Movimiento de Cursillos de Cristiandad,

Ruega por nosotros…

San Agustín Nº 205 Arequipa. Teléfono 51.54-218878 Arequipa-Perú
e-mail: cgomez@star.co.pe