Año III - N° 31
Arequipa, Diciembre 2007

En NAVIDAD
todos soñamos

Sueña el pequeño con su pelota, y la niña con su muñeca;
sueña el adolescente en su ilusión de libertad;
el trabajador sueña con su bonificación de diciembre;
el profesional sueña con sus proyectos;

La comprensión mutua, el perdón, la unión, el amor son los cálidos sueños de los esposos;
y la acogida de los hijos y el cariño de los nietos son los sueños de los abuelos;

Los gobernantes sueñan con el aplauso "político" de sus conciudadanos;
las naciones con el progreso y bienestar económico;
el mundo con la justicia y la paz...

Todos soñamos en NAVIDAD: Tú, yo, él... ¡todos!

Dios ¿también sueña?

y ese NIÑO que Dios pone suavemente la Nochebuena en nuestros brazos, ¿sueña?

Sueña mientras duerme en su cuna de paja con los bracitos cruzados. Sueña cuando escucha la canción acariciante de la Madre-Virgen.

y cuando se siente protegido por el manto de José.

Y ¿cuales son sus sueños? ¡los de Dios y los del Niño!

¡Somos nosotros, cada uno de nosotros!

Nuestros rostros, nuestras palabras, nuestros gestos y nuestras historia;
nuestros dolores y alegrías, nuestros éxitos y fracasos.

¡Somos el sueño de Dios y el del Niño Dios!

¡Qué gratísima sorpresa y qué ilusión tan grande!

Vivamos siempre soñando que somos el sueño de Dios y del Niño Dios. No convirtamos los dulces sueños de Dios y del Niño Dios,en unas desagradables y dolorosas "pesadillas" de Dios y del Niño Dios.

NAVIDAD es un SUEÑO.

Manolo s.j.

Feliz Navidad

Sucedió hace tanto tiempo, que hoy si bien tenemos el recuerdo de la parte anecdótica, del hecho histórico en sí, pareciera que nos hemos olvidado del sentido del mismo, nos acordamos del cuándo pero no del porqué ni para qué.

Es costumbre tan nuestra el vaciar de sentido a las cosas, que todos los días nos decimos buenos días y solo es una fórmula, porque en realidad ni nos va ni nos vienes que sean buenos o malos.

Y así  también, decimos cada año ¡Feliz Navidad!, como una fórmula propia de la ocasión, oportuna por la fecha, pero ¿nos importa en realidad que los demás sean felices? ¿Aunque sea por este día?.

Esta es nuestra misión, aquí está una tarea que como cristianos tenemos que asumir, evangelizar, es decir anunciar a los demás, al mundo, que Dios, nuestro padre, quiere que seamos felices y que nuestros días sean buenos de verdad, y que anunciemos que todos los días son navidad, en la medida en que está en nuestras manos, en nuestras posibilidades, hacer que cada día, nazca Jesús, en nuestras vidas, en nuestro mundo, en nuestra realidad.

Señor Jesús, cambia nuestras vidas, haz de nuestros corazones tu pesebre y nace en nosotros, que todos los días de nuestra vida sean un veinticinco de diciembre, unos buenos días,  una feliz navidad.

Carlos E. Gómez de la Torre R.

 

El misterio de Navidad

525     Jesús nació en la humildad de un establo, de una familia pobre (cf. Le 2, 6-7); unos sencillos pastores son los primeros testigos del acontecimiento. En esta pobreza se manifiesta la gloria del Cielo (cf. Le 2, 8-20). La Iglesia no se cansa de cantar la gloria de esta noche:

La Virgen da hoy a luz al Eterno
y la Tierra ofrece una gruta inaccesible.

Los ángeles y los pastores lo alaban
y los magos avanzan con la estrella.

Porque Tú has nacido para nosotros,
Niño pequeño, ¡Dios eterno!
 

(Kontakion, de Romanos el Melódico)

Catecismo de la Iglesia Católica


 

Varios:

 N A V I D A D:

  • Si en tu corazón hay un poco más de amor, es Navidad.
  • Si sabes perdonar al que te ofende, es Navidad.
  • Si buscas a Dios de verdad, es Navidad.
  • Si trabajas por la justicia entre los hombres, es Navidad.
  • Si sabes sufrir con amor, es Navidad.
  • Si le das una mano al caído, es Navidad.
  • Navidad es, en fin, cuando practicamos cualquier obra misericordiosa, secar una lágrima, obsequiar una sonrisa, calmar un dolor, suavizar una pena, ir por la vida sembrando flores sin espinas, en una palabra:

Navidad es amor, siempre amor. Navidad es Dios, y Dios es amor.
 

INTENDENCIAS:

1. Argentina, Diócesis de Morón Diciembre 21 Ultreya de Navidad mccmoronpalancas@hotmail.com
2. España, Diócesis de Gerona Diciembre 29 – 31 Cursillo # 115 Mixto
cursets@insertsoft.com
3. México, Diócesis de Colima Diciembre 20 – 23 Cursillo # 78 de Mujeres
latolo@hotmail.com
4. México, Diócesis de Papantla Misantla Veracruz Diciembre 20 – 23 Cursillo # 25 de Hombres 
vjlh60@hotmail.com 

5. México, Diócesis de Texcoco Estado de México Diciembre 18 – 21 Cursillo # 41 de Mujeres  juanita_lobe_div@hotmail.com  

6. México Diócesis de Texcoco Estado de México Diciembre 25 – 28 Cursillo # 56 de Hombres  juanita_lobe_div@hotmail.com

 

Misa de Navidad:

El 24 a las 8 de la noche en la Iglesia de las Esclavas, Umacollo.
... Pasa la voz...

IFMCC

4. EL EQUIPO DE DIRIGENTES

267 Los dirigentes del Cursillo no son un conjunto de individualidades; para que su testimonio sea auténtico, deben tener sentido comunitario. Desde antes del Cursillo, habrán de sentirse Iglesia, edificar Iglesia, vivir la Iglesia en un testimonio comunitario: deben formar un equipo. Todos son uno: una pequeña comunidad, signo de fe, de esperanza y de caridad. Dentro del Cursillo el equipo es la Iglesia en tamaño visible, que va realizando la misión de la Iglesia universal.

268 No es suficiente que cada uno de los miembros del equipo dé buen ejemplo; es imprescindible que den testimonio de ser comunidad, a fin de despertar en los demás capacidad de asombro, cercanía de Dios, ansias de sentido comunitario, de acuerdo con la vocación personal de cada uno.

269 En el equipo de dirigentes se ensamblan laicos y sacerdotes, en perfecta armonía y complementariedad. El binomio sacerdocio-laicado halla en el Cursillo su cordial conjunción: hay entre ellos unidad de misión y diversidad de servicios. La coordinación y recíproca colaboración debe ser reflejo de la diferente función del sacerdote y del laico en la única misión de la Iglesia. Todos -sacerdotes y laicos- deben ser encarnación viva de la doctrina; todos deben exponerla de forma que penetre y enardezca las conciencias; todos deben conocer los resortes y piezas del método; todos -cada uno desde su ángulo- deben compartir conjuntamente la responsabi-lidad de la buena marcha del Cursillo.

 

270 Una unidad de criterios, de voluntades y de corazones; una común visión de la panorámica total del Cursillo, por el ensamblamiento de las visiones parciales; una programación eficaz de los objetivos concretos, compartida por todos; una corresponsabilidad solidaria ­afectiva y efectiva- en la ejecución de los pasos del Cursillo, y una misma visión sobrenatural del testimonio de vida y de palabra, hacen que hombres y mujeres, sacerdotes y laicos, del equipo, se ensamblen para constituir eso: un equipo de dirigentes.

271 La unión hace la fuerza. "La fuerza de la evangelización quedará muy debilitada si los que anuncian el Evangelio están divididos entre sí... Si el Evangelio que proclamamos aparece desgarrado por querellas doctrinales, por polarizaciones ideológicas o por condenas recíprocas entre cristianos..., no se puede pretender que aquellos a los que se dirige nuestra predicación, no se muestren perturbados, desorientados, si no escandalizados"[1]. "Que todos sean uno, decía Jesús, para que el mundo crea" (Jn 17, 21).

272 No hay categorías, sino funciones distintas dentro del equipo. Al hablar de él, nos referimos a todos los que intervienen directamente en un Cursillo: "rollistas", auxiliares, personas de servicio, si las hay. Sobre todos recae la responsabilidad de la eficacia del Cursillo, y todos deben exigirse un testimonio de fe, de esperanza y de caridad. Cada uno cumplirá el servicio que le corresponda. El ser Coordinador no puede constituir una meta para un dirigente, sino la carga de una responsabilidad mayor. Algunos proclaman el mensaje en sus Rollos; todos deben proclamarlo con sus vidas.

273 Aunque no sea lo más importante del Cursillo, los Rollos son el cauce normal de que se vale el Espíritu, para trasmitir el mensaje y despertar el ansia de la vivencia y la convivencia cristiana. Lo esencial, para hacer una proclamación, es vivir y asimilar su contenido, aunque no por ello pueda nadie dispensarse del esfuerzo del estudio, y dejar a la improvisación lo que exige un correcto y detenido conocimiento: el mensaje merece ser tratado con dignidad y precisión, para ser proclamado con sinceridad, convicción y naturalidad[2].

274 Aunque todo dirigente habrá de guardar, dentro y fuera del Cursillo, la debida discreción sobre lo que en él ocurra, no es conveniente fomentar el "secretismo" ni la falta de naturalidad.

275 El sentido de responsabilidad obliga a que todo dirigente -laico o sacerdote-, a no ser por motivo grave, no llegue tarde al Cursillo, ni salga de él, ni se dispense de participar en todos los actos.

[1] EN, 77.            /            [2] CPSNE, 81 y 82

FELIZ NAVIDAD Y
UN PROSPERO Y
VENTUROSO AÑO
NUEVO

San Agustín Nº 205 Arequipa. Teléfono 51.54-218878 Arequipa-Perú
e-mail:
mccarequipa@gmail.com