Estatuto del Secretariado Nacional

CAPÍTULO I

DE LA NATURALEZA DEL MOVIMIENTO DE CURSILLOS DE CRISTIANDAD DEL PERÚ Y DEL SECRETARIADO NACIONAL

Art.  1    Los Cursillos de Cristiandad son un Movimiento de apostolado de la Iglesia Católica, integrado por sacerdotes, religiosos y laicos que, mediante un método propio, posibilitan la vivencia de lo fundamental cristiano, en orden a crear núcleos de cristianos que vayan fermentando de evangelio los ambientes, ayudándoles a descubrir su vocación personal, respetando la misma, y a realizar los compromisos que se derivan del bautismo.

Art.  2    El Secretariado Nacional del Movimiento de Cursillos de Cristiandad del Perú es un organismo eclesial, colegiado, dependiente de la Conferencia Episcopal Peruana y que, en íntima colaboración con la Jerarquía, tiene la función de servir, orientar y coordinar todo lo referente al Movimiento de Cursillos de Cristiandad en todo el ámbito nacional ayudando a los Secretariados y/o Sub-Secretariados Diocesanos en la realización de su misión.

CAPÍTULO II

DE LOS FINES

Art.  3    Son del Secretariado Nacional del Movimiento de Cursillos del Perú:

a)      Prestar a la Conferencia Episcopal la ayuda que necesite y requiera del Movimiento de Cursillos del Perú para colaborar en su ministerio apostólico.

b)      Integrar el Movimiento de Cursillos de Cristiandad en la Pastoral de Conjunto a nivel nacional, en coordinación con los organismos nacionales de Pastoral.

c)      Mantener en lo sustancial la integridad y autenticidad del espíritu, método y contenido de los Cursillos de Cristiandad, en permanente actitud de adaptación a las circunstancias peculiares de cada lugar y tiempo, en coordinación con los Secretariados y/o Sub-Secretariados Diocesanos, promoviendo a escala nacional la dinámica progresiva del Movimiento, de acuerdo con las publicaciones oficiales aprobadas y las Conclusiones de las Asambleas y Encuentros Nacionales e Internacionales.

d)     Servir, animar y coordinar las actividades y relaciones de los Secretariados y/o Sub-Secretariados Diocesanos entre sí; lo mismo que las de este Secretariado con los Nacionales de otros países, en orden a una mayor efectividad de los Cursillos de Cristiandad, asegurando la UNIDAD en lo FUNDAMENTAL.

e)      Fomentar y promover los Cursillos en las Diócesis donde no los haya, o que aún teniéndolos, no cuenten con un Secretariado Diocesano o les falte los medios necesarios. En cada caso deberán respetarse los criterios pastorales del Obispo de la Diócesis.

f)       Promover, preparar y organizar las diferentes actividades de carácter interdiocesano, nacional e internacional del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, como Ultreyas, Asambleas, Encuentros, Cursillo de Cursillos, etc.

g)      Representar o hacer representar al Movimiento en todas las actividades propias de carácter Nacional e Internacional.

h)      Tener un  órgano oficial que sirva de medio de información sobre el Movimiento de Cursillos de Cristiandad, así como de instrumento que facilite la realización de los fines propios del Secretariado Nacional de Cursillos.


CAPÍTULO III

DE LA ORGANIZACIÓN Y SEDE

Art.  4    El Secretariado Nacional del Movimiento de Cursillos de Cristiandad del Perú estará constituido por los órganos siguientes:
La Asamblea Nacional y el Secretariado Ejecutivo.

Art.  5    La sede del Secretariado Nacional del Movimiento de Cursillos de Cristiandad del Perú será, por el plazo de dos años, la ciudad designada de acuerdo a lo estipulado en el Art. 24 – inciso h).
El Coordinador del Secretariado Ejecutivo deberá residir permanentemente en dicha sede. En consecuencia si el Coordinador cambiara de residencia cesará en el cargo.
Los restantes miembros del Secretariado deberán residir en la sede del Secretariado Ejecutivo o lugar que les permita concurrir normalmente a las sesiones.

 

CAPÍTULO IV

DE LA CREACIÓN DE LOS SECRETARIADOS Y SUB-SECRETARIADOS DIOCESANOS:

Art.  6    El Obispo de la Diócesis, después de haber efectuado las evaluaciones pertinentes, autorizará a un grupo de sacerdotes y laicos, que hayan hecho Cursillo, para que organicen el Movimiento de Cursillos de Cristiandad en la Diócesis.
Después de evaluado el estudio de organización, el Obispo autorizará el funcionamiento del Movimiento de Cursillos de Cristiandad en su Diócesis.

Art.  7    Tanto la creación del Secretariado como el nombramiento de sus integrantes, se efectúa mediante Decretos firmados por el Obispo.

Art.  8    En cada Diócesis sólo podrá crearse y funcionar un Secretariado Diocesano.
Si el Obispo considerase conveniente para las actividades del Movimiento crear Sub-Secretariados, procederá a dictar el Decreto de creación del o los Sub-Secretariados, así como el nombramiento de sus integrantes.

Art.  9    En la Diócesis donde existan Sub-Secretariados, el Secretariado Diocesano, además de sus actividades propias, actuará como el organismo coordinador, siendo su misión la de estrechar las relaciones de los Sub-Secretariados  entre sí y fundamentalmente propiciar el desarrollo del Movimiento en toda la Diócesis.

Art. 10   Si por cualquier circunstancia un Secretariado Diocesano dejara de funcionar, los Sub-Secretariados podrán continuar sus actividades y uno de ellos podrá asumir la responsabilidad de Secretariado Diocesano, en cuanto sea autorizado por el Obispo de la Diócesis.
 

CAPÍTULO V

DE LA ASAMBLEA

Art. 11   La Asamblea Nacional es el órgano máximo del Movimiento de Cursillos de Cristiandad del Perú, y tiene la finalidad de estudiar e intercambiar opiniones y experiencias de los Temas que se propongan, a fin de llegar a Acuerdos, Conclusiones y Recomendaciones que sirvan para la mejor marcha del Movimiento, y así conservar la unidad de la esencia, método y finalidad del Movimiento de Cursillos de Cristiandad entre todos los Secretariados y Sub-Secretariados Diocesanos.

Art. 12   La Asamblea Nacional estará constituida por:

Art. 13   Cada Secretariado y/o Sub-Secretariado Diocesano tendrá derecho a participar en la Asamblea Nacional hasta con cinco Delegados (un sacerdote y cuatro laicos: preferentemente dos hombres y dos mujeres), que residan permanentemente en la Diócesis que representan.
Serán elegidos por el Secretariado o Sub-Secretariado Diocesano respectivo y, al menos, dos de ellos deberán ser miembros titulares de su correspondiente Secretariado o Sub-Secretariado Diocesano.

Art. 14   Además de los Delegados mencionados podrán participar cinco observadores (un sacerdote y cuatro laicos; preferentemente dos hombres y dos mujeres), que residan permanentemente en la Diócesis del Secretariado o Sub-Secretariado Diocesano que los nombra. Los observadores sólo tendrán derecho a voz en los Grupos de Trabajo.

Art. 15   Siendo uno de los fines del Secretariado Nacional fomentar y promover Cursillos en las diferentes Diócesis del país, se podrá admitir, donde no exista Secretariado o Sub-Secretariado Diocesano, en calidad de Invitados hasta tres miembros de una Diócesis, a solicitud del Obispo de la Diócesis de donde provienen o del Secretariado Ejecutivo. Los Invitados sólo tendrán derecho a voz en los Grupos de Trabajo.

Art. 16   Las credenciales que otorgue cada Secretariado o Sub-Secretariado Diocesano de sus Delegados y Observadores, en forma individual o colectiva, se presentarán antes del inicio de la Asamblea.
En las credenciales se indicará el nombre del Delegado con derecho a voto.

Art. 17   La Asamblea Nacional deberá reunirse en sesión ORDINARIA cada dos años, durante el mes de Octubre, y EXTRAORDINARIA cuando lo solicite un tercio de los Secretariados y/o Sub-Secretariados Diocesanos o lo acuerde el Secretariado Ejecutivo, previa consulta con los Secretariados y/o Sub-Secretariados Diocesanos.

Art. 18   La Asamblea Nacional designará la sede de la siguiente Asamblea Ordinaria. La sede de la Extraordinaria, será designada por el Secretariado Ejecutivo, previa consulta con los Secretariados y Sub-Secretariados Diocesanos.

Art. 19   La Asamblea Nacional, ORDINARIA o EXTRAORDINARIA, será convocada por el Secretariado Ejecutivo con SESENTA DIAS de anticipación.

Art. 20   La Asamblea Nacional será presidida por el Obispo de la Diócesis donde se celebre.

Art. 21   El Coordinador del Secretariado Ejecutivo actuará de Moderador de la Asamblea.

Art. 22   La Asamblea Nacional para sesionar requerirá:

Art. 23   Los Acuerdos de la Asamblea Nacional se aprobarán por mayoría absoluta de los Delegados asistentes y serán de aplicación obligatoria para los Secretariados y/o Sub-Secretariados Diocesanos.
Para los efectos de votación, el voto será por Secretariado y/o Sub-Secretariado.
Tendrán derecho a voto los Secretariados y/o Sub-Secretariados aprobados por el Obispo de la Diócesis correspondiente e inscritos en el Secretariado Nacional.

 
CAPÍTULO VI

DE LAS FUNCIONES Y ATRIBUCIONES DE LA ASAMBLEA NACIONAL

Art. 24   Corresponde a la Asamblea Nacional Ordinaria:

a)      Conocer, analizar y pronunciarse sobre los puntos que comprenda la Agenda de Trabajo, la cual será elaborada por el Secretariado Ejecutivo en concordancia con los fines estipulados en el presente Estatuto.

b)      Aprobar su propio Reglamento.

c)      Evaluar la gestión integral del Secretariado Ejecutivo, actuando dicho Secretarado solamente como organismo informante.

d)     Aprobar, modificar o desaprobar el Plan de Trabajo del Secretariado Nacional que presente el Secretariado Ejecutivo.

e)      Aprobar o desaprobar el Informe Económico y el Balance del Ejercicio anterior presentado por el Secretariado Ejecutivo.

f)       Sugerir lo más conveniente para el mejor cumplimiento de los fines del Secretariado Nacional y del Movimiento de Cursillos de Cristiandad del Perú.

g)      Fijar la sede de la próxima Asamblea.

h)      Proponer a la Conferencia Episcopal Peruana, en forma directa o delegando esta función al Secretariado Ejecutivo, la sede del Secretariado Nacional.
El Secretariado Diocesano de la sede designada por la Conferencia Episcopal Peruana, conjuntamente con el Secretariado Ejecutivo, propondrá a la Conferencia Episcopal Peruana como candidatos para cubrir los cargos laicos del Secretariado Ejecutivo, una nómina de, al menos, dieciocho personas, de las cuales un tercio deberán ser mujeres, y que reúnan los requisitos que se estipulan en el Art. 30 del presente Estatuto.

i)        Modificar el presente Estatuto.

Art. 25   Corresponde a la Asamblea Nacional Extraordinaria tratar todos los asuntos materia de su convocatoria, con excepción de lo estipulado en los incisos c, d, e y h del Art. 24 del presente Estatuto.

Art. 26   Los Acuerdos de la Asamblea Nacional, tanto Ordinaria como Extraordinaria, tendrán carácter obligatorio. El Secretariado Ejecutivo se encargará de velar por el cumplimiento de los mismos.
 

CAPÍTULO VII

DEL SECRETARIADO EJECUTIVO

Art. 27   El Secretariado Ejecutivo es el órgano ejecutivo del Secretariado Nacional y estará conformado por SIETE miembros: un sacerdote y seis laicos (cuatro hombres y dos mujeres).
De acuerdo a las necesidades, este número podrá ser aumentado o disminuido por la Conferencia Episcopal Peruana.
La duración de los cargos será de dos años. Los integrantes del Secretariado Ejecutivo podrán ser reelegidos total o parcialmente, sólo por otro período consecutivo, salvo excepciones.

Art. 28   El Secretariado Ejecutivo estará integrado por:

Art. 29  El Asesor Espiritual será designado por la Conferencia Episcopal, oyendo el parecer del Obispo de la Diócesis correspondiente.
El Asesor Espiritual deberá residir permanentemente en la sede del Secretariado Nacional.

Art. 30  El Coordinador y los demás miembros laicos del Secretariado Ejecutivo serán designados por la Conferencia Episcopal Peruana.
Para el efecto,  el Secretariado Ejecutivo, conjuntamente con el Secretariado Diocesano de la sede designada, propondrá a la Conferencia Episcopal Peruana, como candidatos para cubrir los cargos laicos del Secretariado Ejecutivo, una nómina de, al menos, dieciocho personas de las cuales un tercio deberán ser mujeres.
Los candidatos deberán reunir los requisitos siguientes:

·         Tener experiencia como miembro integrante de un Secretariado o Sub-Secretariado Diocesano.

·         Tener un mínimo de tres años en el Movimiento de Cursillos de cristiandad.

·         Tener una formación teológica y técnica adecuada.

·         No ser miembro directivo de otro Movimiento o Asociación de Iglesia, a nivel nacional o Diocesano.

·         Estar conyugalmente integrado, en caso de ser casado.

·         Tener comprobada actitud de servicio con el Movimiento de Cursillos de Cristiandad. Profesionalmente intachable.

·         Obediencia y adhesión a la Jerarquía.

Al instalarse el Secretariado Ejecutivo elegirá de su seno los miembros que ocuparán los cargos de: Secretario, Tesorero y Vocales.

Art. 31   Los laicos miembros del Secretariado Ejecutivo no podrán pertenecer a ningún Secretariado o Sub-Secretariado Diocesano. De ser designado algún miembro que pertenezca a un Secretariado o Sub-Secretariado deberá renunciar a este último, si acepta el cargo.

Art. 32   La ausencia temporal en el cargo de los miembros laicos del Secretariado Ejecutivo será cubierta por sus propios miembros. Tratándose del Asesor Espiritual, el Obispo de la Diócesis nombrará al Asesor Espiritual suplente, por el tiempo que dure la ausencia temporal.
Se considera temporal la ausencia continua no mayor de NOVENTA días.

Art. 33   Son causales de vacancia en el cargo de los miembros del Secretariado Ejecutivo las siguientes:

a)      Renuncia.

b)      Fallecimiento.

c)      Cambio de residencia fuera de la Diócesis.

d)     Ausencia continua en el cargo mayor de NOVENTA días o DOCE reuniones al año.

e)      Cualquier otra causal que, a juicio del Obispo de la Diócesis, no permita que la persona continúe en el cargo.

Art. 34   En el caso de vacancia de un cargo laico en el Secretariado Ejecutivo, la Conferencia   Episcopal Peruana elegirá el reemplazo de las ternas que presenten el Secretariado Ejecutivo y el Secretariado o Sub-Secretariado Diocesano a que pertenece el miembro del cargo vacante.
Tratándose de la vacancia del Asesor Espiritual, el reemplazo será nombrado por el Presidente de la Conferencia Episcopal, oyendo el parecer del Obispo de la Diócesis respectiva.
En ambos casos, el Secretariado Ejecutivo informará de los cambios efectuados a la Asamblea Nacional.

Art. 35   El Secretariado Ejecutivo deberá reunirse en Sesión Ordinaria por lo menos dos veces al mes y en Extraordinaria cuando lo estime necesario.
 

CAPÍTULO VIII

DE LAS FUNCIONES Y ATRIBUCIONES DEL SECRETARIADO EJECUTIVO

Art. 36   Corresponde al Secretariado Ejecutivo:

a)      Representar al Movimiento de Cursillos de Cristiandad del Perú ante la Jerarquía, Movimientos Apostólicos y entidades Nacionales e Internacionales.

b)      Velar por el cumplimiento de los fines del Secretariado Nacional establecidos en el presente Estatuto.

c)      Promover, preparar y organizar las diferentes actividades de carácter Interdiocesano, Nacioanal e Internacional del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, como Ultreyas, Asambleas, Encuentros, Cursillo de Cursillos, etc.

d)     Canalizar los pedidos hechos por la Jerarquía, Secretariados y Sub-Secretariados Diocesanos, de dirigentes para colaborar en la realización de cursillos, Encuentros Interdiocesanos, Cursillo de Cursillos a nivel Diocesanoe Interdiocesano.

e)      Canalizar los pedidos hechos por grupos representativos de cristianos, con anuencia del Obispo, de dirigentes para la realización de Cursillos.

f)       Elaborar, desarrollar y ejecutar elPlan de Trabajo del Secretariado Nacional, aprobado por la Asamblea Nacional.

g)      Elaborar el Reglamento de la Asamblea Nacional y elevarlo a la Asamblea para su aprobación.

h)      Registrar los nuevos Secretariados y Sub-Secretariados Diocesanos que se vayan creando en el país y soliciten su inscripción, debidamente acreditados mediante el nombramiento del Obispo de la Diócesis correspondiente.

i)        Fijar la fecha y convocar a Asamblea Nacional Ordinaria con una antelación de SESENTA días a la fecha de su realización, previa consulta con los Secretariados y Sub-Secretariados Diocesanos sobre la sede y fecha.

j)        Convocar a Asamblea Nacional Extraordinaria con una antelación de SESENTA días a la fecha de su realización.

k)      Elaborar la Agenda de Trabajo de las Asambleas Nacionales, Ordinaria y Extraordinaria, en concordancia con los fines estipulados en el presente Estatuto, teniendo en cuenta las propuestas de los Secretariados y Sub-Secretariados Diocesanos presentadas por escrito, con sustentación de motivos, con NOVENTA días de anticipación a la fecha de realización de las mismas.

l)        Solicitar a los Secretariados o Sub-Secretariados Diocesanos las personas que estime convenientes para formar Grupos de Trabajo que colaboren con el Secretariado Ejecutivo.

m)    Elaborar el Informe Económico para la Asamblea Nacional, presentando, asimismo, el Balance del Ejercicio anterior.

n)      Presentar a la Conferencia Episcopal Peruana, conjuntamente con el Secretariado Diocesano de la sede designada y en concordancia con el Art. 30 del presente Estatuto, la nómina de candidatos para cubrir los cargos laicos del Secretariado Ejecutivo.

o)      Presentar a la Conferencia Episcopal Peruana, en concordancia con el Art. 34 del presente Estatuto, las ternas de los posibles reemplazos, e informar de los cambios efectuados en la siguiente Asamblea Nacional.

p)      Proporcionar los modelos de material propio del Movimiento a los Secretariados y Sub-Secretariados Diocesanos.

q)      Informar, a escala nacional, a la Jerarquía y a los Secretariados y Sub-Secretariados Diocesanos de las actividades del Movimiento de Cursillos de Cristiandad.

r)       Publicar periódicamente un órgano oficial que sirva de medio de información sobre el Movimiento de Cursillos de Cristiandad, así como de instrumento que facilite la realización de los fines propios del Secretariado Nacional.
 

CAPÍTULO IX

DEL PATRIMONIO DEL SECRETARIADO NACIONAL:

Art. 37   El patrimonio del Secretariado Nacional estará constituido por los bienes muebles e inmuebles que adquiera a título oneroso o gratuito.
 

 CAPÍTULO X

DE LA ECONOMIA DEL SECRETARIADO NACIONAL:

Art. 38   Todas las rentas serán aplicadas exclusivamente al cumplimiento de los fines del presente Estatuto.

Art. 39   Serán ingresos económicos del Secretariado Nacioal:

a)      Los aportes de los Secretariados y Sub-Secretariados Diocesanos, de acuerdo a sus posibilidades.

b)      Las subvenciones, donaciones y/o legados de terceros.

c)      Las contribuciones periódicas o extraordinarias de personas naturales o jurídicas.

d)     Las rentas o frutos del patrimonio.

e)      Los resultados de las operaciones financieras que pudiera realizar.

f)       Otros ingresos no contemplados específicamente en este Capítulo.
 

 CAPÍTULO XI

DE LA DISOLUCIÓN DEL SECRETARIADO NACIONAL:

Art. 40   En caso de disolución del Secretariado Nacional, el patrimonio será distribuido entre los Secretariados y Sub-Secretariados Diocesanos inscritos y existentes al momento de la disolución.
Para tal efecto, la Conferencia Episcopal nombrará una Comisión.

_____________________________________

Secretariado Nacional Estatuto aprobado
Asamblea 1976 – Modificado Asamblea 1977