SECRETARIADO                                                          

 EJECUTIVO                      N° 51              PÁGINA 01        JUNIO 2008          TRUJILLO

 NACIONAL                                                                     

San Pablo Apóstol

 

Pablo de Tarso (originalmente Saulo), canonizado como San Pablo Apóstol († 67), no conoció en vida -como los apóstoles- a Jesús, pero fue el primero que tuvo sólo como experiencia la del Cristo Resucitado.  
Nació en Tarso y en su juventud fue mandado a Jerusalén, donde fue rigurosamente formado, en la enseñanza de la Ley, por Gamaliel el Viejo.
Después de algunos años regresó a Tarso, él no se encontraba en Jerusalén cuando Jesús predicaba. Su regreso tuvo lugar poco años después de la pasión de Cristo.
  
En esta fase de su vida, Saulo fue un fariseo muy activo: fue testigo de la lapidación de Esteban, pues custodiaba la ropa de los asesinos, como nos lo describen los Hechos de los Apóstoles (8, 1-3). Recibió poco después el encargo de ir a Damasco para apresar a los cristianos de aquélla ciudad (Hech. 9,2), en dicha tarea fue particularmente celoso en el cumplirla y decidido en ir contra la religión cristiana, que comenzaba a difundirse y afirmarse.  
Su conversión sucedió en el camino a Damasco, cuando inesperadamente una luz del cielo lo envolvió y cayendo al suelo, escuchó una voz que le decía: “Saulo, ¿porqué me persigues?”. 
Saulo se quedó ciego y todo hacía a tientas, por tres días esperó a alguno, ayuno y trastornado por cuanto le había sucedido; se puede decir que, desde aquel momento, nació Pablo, el Apóstol de las Gentes. Él decidió retirarse al desierto, para poner en orden sus pensamientos y meditar más profundamente el don recibido, ahí permaneció tres años en absoluto recogimiento.
 
Después de su retiro, confortado por la luz de Cristo, y se comenzó a predicar con entusiasmo, suscitando la ira de los paganos, que lo consideraban un renegado, así que intentaron asesinarlo, obligándolo así a huir.
 
Se refugió en Jerusalén, donde en al menos unos quince días se encontró en varias ocasiones con Pedro, que encabezaba a los apóstoles, y con Santiago, a quienes expuso su nueva vida. Los apóstoles lo entendieron y estuvieron con él horas y horas cada día, hablándole de Jesús; pero la comunidad cristiana de Jerusalén desconfiaba de Saulo, pues se recordaba de la feroz persecución que había tramado. Bernabé garantizó su confianza en él, sólo así se disiparon las dudas y Saulo fue aceptado por la comunidad.
 
Durante su estadía quincenal en Jerusalén, Pablo buscó realizar alguna conversión, pero esta iniciativa misionera irritó a los judíos y preocupó a los cristianos, por lo que, no encontrándose en su lugar, el Apóstol se dirigió a Cesarea y después regresó a su ciudad de Tarso en Cilicia, donde retomó su oficio de tejedor.
 
Del año 39 al 43 no tenemos noticias sobre sus actividades, hasta que Bernabé, enviado por los apóstoles a organizar la naciente comunidad cristiana de Antioquía, pasó a verlo para invitarlo a seguirlo, aquí Pablo dejó para siempre el nombre de Saulo, porque se convenció que su misión no era tanto entre los judíos, sino entre los otros pueblos que los judíos llamaban “gentiles”; en Antioquía fue donde los discípulos de Cristo fueron denominados por primera vez “cristianos”. 
Con Pablo, en pocos años y de modo impetuoso, “la Palabra sale de Jerusalén, y la Ley de Sion”, como fue anunciado por el profeta.


La conversión de San Pablo

Los Hechos de los apóstoles refieren la famosa frase que Pablo escuchó en el camino de Damasco: “Saúl, Saúl, ¿porqué me persigues?”

Pablo en la narración que él mismo hace de la aparición del Resucitado deja ver una gran confusión interior. Las vocaciones- conversiones proféticas del Antiguo Testamento, eran portadoras de una misión: “cuando Aquel que me separó desde el seno de mi madre y me llamó por su gracia, tuvo a bien revelar en mí a su Hijo, para que le anunciase entre los gentiles, al punto…”(Gál 1,15-17).

La “conversión” radical de Saúl no representa para él un cambio de religión, pues él se siente más judío que nunca ya que es el “Dios de los padres” que lo ha mandado a predicar el evangelio. El evangelizador de los paganos continuará a predicar a los judíos mientras le sea posible, hasta que sea llamado definitivamente a Roma. La conversión y el bautismo de Pablo significan para él el descubrimiento de su verdadero y justo lugar en la vida de Israel.

Se ignora la edad de este capital acontecimiento, se puede deducir de la carta a los Gálatas que fuera entre los 33 y 35 años, poco después del nacimiento de la primera Iglesia, la de Jerusalén, que fue creada entorno a “Pedro y los once” (Hch 2, 14).

Fuente: http://www.annopaolino.org

 

San Pablo, Patrono del Movimiento Cursillos de Cristiandad

El  14 de Diciembre de 1963, Pablo VI firmaba un decreto pontificio de 27 lineas, redactado en latín... Uno lee lo siguiente:     

 

"En Roma, preso San Pedro, después de madura reflexión y con la plenitud de Nuestra autoridad pontificia, nombramos y declaramos al bienaventurado apóstol  Pablo, patrono celestial delante de Dios de los  Cursillos de Cristiandad".

Pablo VI

 

"Cuando Mons. Riberi entregó el pergamino a Mons. Hervás, terminó con esta simple invocación: San Pablo, patrono de los Cursillos, rogad por nosotros. Mons. Hervás aprovechó para sugerir  que todas nuestras reuniones se terminaran con esta corta oración en la cual expresamos nuestra confianza en la intercesión de nuestro protector delante de Dios”

TEMAS DE INTERÉS

http://www.aciprensa.com/annopaulino/comovivirlo.htm

http://ec.aciprensa.com/s/sanpablo.htm

http://www.cursillos.ca/es/histoire/h6-patron.htm

http://www.aciprensa.com/Docum/benedictoxvi/documento.php?id=77(Dios es amor)

http://es.youtube.com/watch?v=j54tUWoMBSE&eurl=http://www.aciprensa.com/noticia.php?n=21760 http://www.vicariadepastoral.org.mx/cardenal/directrices_2008/orientaciones_04.htm(Fomac.Cristiana)

http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/speeches/2008/may/documents/hf_ben-i_spe_20080517_vescovi-seminario_sp.html (Sobre Iglesia y movimientos católicos, Seminario 2008 Benedicto XVI)

http://www.franciscanos.org/selfran64/asis9-10i93.html (Encuentro Asís por la Paz, Juan Pablo II,1993)

http://www.aciprensa.com/iglesia/iglesiacompendio.html

http://www.aciprensa.com/aparecida07/meditakarlic.htm

 

EVENTOS CATÓLICOS

 Benedicto XVI proclama oficialmente el Año Paulino

VATICANO, 28 Jun. 07 / 03:16 pm (ACI).- El Papa Benedicto XVI anunció oficialmente la celebración de un año jubilar dedicado a San Pablo que comenzará el próximo 28 de junio de 2008 y que culminará el 29 de junio de 2009, con ocasión de los dos mil años de su nacimiento.

Así lo hizo saber el Pontífice durante la celebración de las Primeras Vísperas de los Santos Pedro y Pablo, en la Basílica de San Pablo de Extramuros en Roma.

Este "Año Paulino", explicó el Papa, "podrá desarrollarse de modo privilegiado en Roma", ciudad en donde está ubicada la basílica dedicada al Apóstol de Gentes, bajo cuyo altar mayor se conserva el sarcófago con sus restos. Para este año paulino se programará en este gran templo y sus alrededores una serie de actividades litúrgicas, culturales y de distintos tipos que serán anunciadas más adelante.

"En cada parte del mundo, iniciativas análogas podrán ser realizadas en las diócesis, en los santuarios, en los lugares de culto por parte de las instituciones religiosas, de estudio o asistencia, que llevan el nombre de San Pablo o que se inspiran en su figura y sus enseñanzas", afirmó Benedicto XVI.

Combatir la pobreza, construir la paz": Tema para 42 Jornada Mundial de la Paz

VATICANO, 01 Jul. 08 / 09:45 am (ACI).- La Oficina de Prensa de la Santa Sede dio a conocer que el tema elegido por el Papa Benedicto XVI para la celebración de la 42º Jornada Mundial de la Paz que se realizará el 1 de enero de 2009 es "Combatir la pobreza, construir la paz". "El tema elegido por el Papa subraya la necesidad de que la familia humana dé una respuesta urgente a la grave cuestión de la pobreza, como problema material, pero ante todo moral y espiritual", indica el comunicado.

La misiva recuerda el reciente discurso del Santo Padre a la FAO, en la que denunciaba que "pobreza y malnutrición no son una simple fatalidad provocada por situaciones ambientales adversas o por calamidades naturales desastrosas. Las consideraciones de carácter exclusivamente técnico o económico no deben prevalecer sobre los deberes de justicia hacia los que padecen hambre".

En el comunicado se precisa además que "el escándalo de la pobreza pone de manifiesto la incapacidad de los sistemas de convivencia humana actuales para promover la realización del bien común. Es necesario reflexionar sobre las raíces profundas de la pobreza material y por lo tanto también sobre la miseria espiritual que suscita la indiferencia del ser humano hacia los sufrimientos de sus semejantes".

"La respuesta se halla, ante todo, en la conversión del corazón al Dios de la caridad para lograr así la 'pobreza de espíritu' según el mensaje de salvación que Jesús anunció en el Sermón de la Montaña: "Bienaventurados los pobres de espíritu porque de ellos es el Reino de los Cielos", finaliza el texto.

 

San Pablo es Maestro de Fe y Verdad para gente de hoy, dice el Papa al inaugurar Año Paulino

VATICANO, 28 Jun. 08 / 01:57 pm (ACI).- Al inaugurar hoy el Año Paulino en las Vísperas de la Solemnidad de San Pedro y San Pablo, el Papa Benedicto XVI destacó que el Apóstol es Maestro de Fe y Verdad de las gentes de hoy; y que su labor evangelizadora estuvo centrada en el amor a Cristo y la verdadera libertad que se presentan ejemplares para todas las generaciones.

Al iniciar su discurso en la Basílica de San Pablo de Extramuros, el Santo Padre recuerda al gran Apóstol, como " 'Maestro de las gentes': estas palabras se abren al futuro, hacia todos los pueblos y generaciones. Pablo no es para nosotros una figura del pasado, que recordamos con veneración. Es también nuestro maestro, apóstol y heraldo de Jesucristo también para nosotros".

Luego de explicar que este Año Paulino debe servir para escuchar y aprender de San Pablo, "'la fe y la verdad', en las que están enraizadas las razones de la unidad entre los discípulos de Cristo", el Papa destacó que ha querido "prender, para este bimilenario del nacimiento del Apóstol, una especial 'Flama Paulina', que permanecerá encendida durante todo el año en un brasero especial colocado en el cuadripórtico de la Basílica".

"En la Carta a los Gálatas", San Pablo "nos ha dado una profesión de fe muy personal, en la que abre su corazón a los lectores de todos los tiempos y revela la más íntima primavera de su vida. 'Vivo en la fe del Hijo de Dios, que me ha amado y se ha dado a sí mismo por mí'. Todo lo que Pablo hace, parte de este centro. Su fe es la experiencia del ser amado por Jesucristo en modo personal, es la conciencia del hecho que Cristo ha afrontado la muerte no por alguna cosa anónima, sino por amor a él –de Pablo– y que, como Resucitado, lo ama siempre, por lo que se ha donado por él. Su fue está en haber sido remecido por el amor de Jesucristo, un amor que lo lleva hasta lo íntimo y lo transforma", explicó el Pontífice.

"Su fe no es una teoría, una opinión sobre Dios y el mundo. Su fe es el impacto del amor de Dios en su corazón. Y así esta misma fe y amor por Jesucristo", precisó.

Tras señalar que la verdad era para el Apóstol "demasiado grande para estar dispuesto a sacrificarla en vista de un éxito externo" y que ésta "que había experimentado en el encuentro con el Resucitado bien merecía para él la lucha, la persecución, el sufrimiento", Benedicto XVI destacó que "lo que lo motivaba en lo más profundo era ser amado por Jesucristo y el deseo de transmitir a otros este amor".

"Pablo era capaz de amar, y toda su obra y sufrimiento se explica solo a partir de este centro. Los conceptos fundantes de su anuncio se comprenden únicamente en base a ello. Tomamos entonces una de sus palabras clave: la libertad. La experiencia de ser amado hasta lo profundo por Cristo le había abierto los ojos a la verdad y la existencia humana, pues esta experiencia abrazaba todo. Pablo era libre como hombre amado por Dios que, en virtud de Dios, estaba en capacidad de amar junto con Él. Este amor es entonces la 'ley' de su vida así como lo es la libertad en su vida. Él habla y actúa movido por la responsabilidad del amor. Libertad y responsabilidad están aquí unidas de modo indivisible. Porque está en la responsabilidad del amor, él que es libre, porque es alguien que ama, él vive totalmente en la responsabilidad de este amor y no toma la libertad como pretexto para ser arbitrario o para el egoísmo".

"En el mismo espíritu (San) Agustín ha formulado la frase famosa: Dilige et quod vis fac (Ama y haz lo que quieras). Quien ama a Cristo como lo ha amado Pablo, puede verdaderamente hacer lo que quiere, porque su amor está unido a la voluntad de Cristo y así a la voluntad de Dios, porque su voluntad está anclada en la verdad y porque su voluntad no es más simplemente voluntad suya, arbitrariedad del yo autónomo, sino que está integrada en la libertad de Dios y de ella recibe el camino por recorrer", añadió.

El Papa también explica luego que San Pablo es ejemplo de cómo "no hay amor sin sufrimiento, sin el sufrimiento de la renuncia a sí mismo, de la transformación y purificación del yo para la verdadera libertad. Allí donde no hay nada que valga la pena para sufrir, también la vida misma pierde su valor".

Finalmente, Benedicto XVI dijo que "a la luz de todas las cartas de San Pablo, vemos como en su camino de maestro de las gentes se ha cumplido la profecía de Ananías en la hora de la llamada: 'Yo les mostraré cuánto deberá sufrir por mi nombre'. Su sufrimiento lo hace creíble como maestro de verdad, que no busca el propio orgullo, la propia gloria, la veneración personal, pero se esfuerza por Quien los ha amado y se ha dado a sí mismo por todos nosotros".

"En esta hora agradecemos al Señor, porque ha llamado a Pablo, haciéndolo luz de las gentes y maestro de todos nosotros, y le rezamos: Danos también hoy testimonios de la resurrección, tocados por tu amor y capaces de llevar la luz del Evangelio en nuestro tiempo. ¡San Pablo, ruega por nosotros! Amén".

 

CALENDARIO LITÚRGICO

NOTITAS

MCC

Curso de Formación para Dirigentes Nacionales

El Sábado 28 de Junio del presente, La Comisión Episcopal de Apostolado Laical de la Conferencia Episcopal Peruana, continuó con el Curso de Formación para Dirigentes Nacionales “Los Laicos en Aparecida”.

En esta fecha, el Sr. Rafael Del Busto, del Movimiento Comunión y Liberación, expuso el tema “La misión de los Discípulos al servicio de la vida plena”, contando con la participación de alrededor de 35 Dirigentes católicos.  El Secretariado Ejecutivo Nacional del Movimiento Cursillos de Cristiandad, se hizo presente en este Foro de formación cristiana.

“Donde estemos somos misioneros” afirmó el expositor, expresando que Cristo nos pide más, nos pide ir al fondo de la realidad, en la familia, en el grupo, en el trabajo, en la cultura…pues encontrando obras, la gente se bautiza.  Citando la Encíclica “Deus Caritas Est” (Dios es Amor) de Benedicto XVI, hizo hincapié en la inseparable relación entre amor a Dios y amor al prójimo, siendo el amor al prójimo un camino para encontrar también a Dios.

Cristo nos llama porque quiere que respondamos, Cristo se sigue apareciendo a través del Sacramento y la Palabra.  En la Eucaristía Cristo se pone al centro de nuestra vida, por lo que nuestra disposición es necesaria para servir, especialmente prestar atención y servicio a los más pobres.  De los que viven en Cristo se espera un testimonio muy creíble de santidad y compromiso.  Un compromiso en positivo, porque cuando Dios pide más es porque está ofreciendo mucho más, refirió Del Busto.

Debemos situarnos como defensores de la vida del Reino, a favor de la cultura de la vida.  Dios nos quiere a todos a través de la obra. Atender a los más necesitados es parte de nuestra misión, desarrollar estructuras más justas, promover el servicio fraterno a la vida digna. “La vida plena solo es posible en Jesucristo”, uno dá su vida a otros, se pone al servicio de otros, quien dá su vida de esta manera transmite Esperanza, las comunidades eclesiales se constituyen en misioneras en torno a Jesús Buen Pastor.  La misión no es moda, es parte de nuestro ser Cristiano, el fin e instauración del reino de vida.  No podemos seguir nuestra imaginación, necesitamos que nos guíen para hacer misión.  Jesús es nuestro Maestro.  María es imagen perfecta de la discípula misionera.  Los apóstoles y santos nos han legado testimonio de vida.  Necesitamos que cada comunidad cristiana se convierta en un poderoso centro de irradiación de la vida en Cristo (DA 362).

Somos discípulos, somos misioneros.  Incluso con nuestros límites,  hemos sido elegidos para dar frutos y no para guardarlos.  Debemos imitar al Maestro con fidelidad, que llegue a todos los corazones.  Ser discípulos significa tener un corazón universal, que comprenda a todas las culturas, a todas las verdades, dijo, refiriéndose al Encuentro de Oración por la Paz presidido por Juan Pablo II en Asís en 1993.

 

 MCC 

http://www.mccdepalmbeach.org/OMCC.html (Carta Mensual OMCC Junio 2008)

 
GOTITAS DE AMOR

El mendigo que confesó a Juan Pablo II

Hace un tiempo, en el programa de televisión de la Madre Angélica en Estados Unidos (EWTN), relataron un episodio poco conocido de la vida Juan Pablo II.

Un sacerdote norteamericano de la diócesis de Nueva York se disponía a rezar en una de las parroquias de Roma cuando, al entrar, se encontró con un mendigo. Después de observarlo durante un momento, el sacerdote se dio cuenta de que conocía a aquel hombre. Era un compañero del seminario, ordenado sacerdote el mismo día que él. Ahora mendigaba por las calles.

El cura, tras identificarse y saludarle, escuchó de labios del mendigo cómo había perdido su fe y su vocación. Quedó profundamente estremecido.

Al día siguiente el sacerdote llegado de Nueva York tenía la oportunidad de asistir a la Misa privada del Papa al que podría saludar al final de la celebración, como suele ser la costumbre. Al llegar su turno sintió el impulso de arrodillarse ante el santo Padre y pedir que rezara por su antiguo compañero de seminario, y describió brevemente la situación al Papa.

Un día después recibió la invitación del Vaticano para cenar con el Papa, en la que solicitaba llevara consigo al mendigo de la parroquia. El sacerdote volvió a la parroquia y le comentó a su amigo el deseo del Papa. Una vez convencido el mendigo, le llevó a su lugar de hospedaje, le ofreció ropa y la oportunidad de asearse.

El Pontífice, después de la cena, indicó al sacerdote que los dejara solos, y pidió al mendigo que escuchara su confesión. El hombre, impresionado, les respondió que ya no era sacerdote, a lo que el Papa contestó: "una vez sacerdote, sacerdote siempre". "Pero estoy fuera de mis facultades de presbítero", insistió el mendigo. "Yo soy el obispo de Roma, me puedo encargar de eso", dijo el Papa.

El hombre escuchó la confesión del Santo Padre y le pidió a su vez que escuchara su propia confesión. Después de ella lloró amargamente. Al final Juan Pablo II le preguntó en qué parroquia había estado mendigando, y le designó asistente del párroco de la misma, y encargado de la atención a los mendigos.

Fuente:
Solidaridad.net

 

“Amando a los demás, descubrirás el sentido de la vida”

“Que el mayor de ustedes sea el servidor de todos” (Mt. 23, 11)

                                                                        

Oración al Apóstol San Pablo por el Año Paulino

¡Oh glorioso San Pablo!,
Apóstol lleno de celo,
Mártir por amor a Cristo,
intercede para que obtengamos una fe profunda,
una esperanza firme,
un amor ardiente al Señor
para que podamos decir contigo:
“No soy yo el que vive, sino es Cristo quien vive
en mí”.
Ayúdanos a convertirnos en apóstoles
que sirvan a la Iglesia con una consciencia pura,
testigos de su verdad y de su belleza
en medio a la obscuridad de nuestro tiempo.
Alabamos junto contigo a Dios nuestro Padre,
« A Él la gloria, en la Iglesia y en Cristo
por los siglos de los siglos.»
Amén.
Cortesía de: www.annopaolino.org

 

 

NOTAS DE PRENSA

                                          Agradecemos nos sigan enviando sus notas de prensa a publicar:

graciela.zavaleta.armas@gmail.com                       marialuisadeodar@hotmail.com

 

 

Bolognesi N° 310 – Of.  207   Teléf. 051-044-201482     Trujillo – Perú

E-mail: senmcc@gmail.com