Piedad

La auténtica vida de piedad es la fe llevada coherentemente a sus últimas consecuencias, impulsada por el Amor que Jesús proclamó en su mandamiento nuevo.  "La fe sin obras es de suyo muerta" (Sant 2, 17)  
El asentimiento de la mente que acepta a Dios, debe desparramarse sobre todos los comportamientos del creyente: "Todo cuanto hagáis, de palabra o de obra hacedlo en el nombre de Jesús"
(Col 3, 17)IFMCC

Vivir la vida en Gracia,
consciente y creciente

Es simplemente imposible una vida cristiana y evangelizadora sin oración.

Las palancas del apóstol son las rodillas.

Orar es expresar verdaderamente la vida.

Orar es salirse de sí mismo para abandonarse en Dios. Con ánimo generoso. Con simplicidad inteligente. Y con amor sincero.

Cristo, aquel que acompaña al mundo para salvarlo, necesita de la oración.

"Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe, y quien busca, halla; y al que llama, se le abre" (Lucas 11, 9-10)

MISA ORACIONES CANTOS  Calendario litúrgicoMEDITACIONESLiturgia de las Horas